sábado, junio 6 |

ANGEL NEGRO

Creo q en el fondo somos iguales… ángel que no sabía del mal existente en la tierra, que no creía en la mentira ni la traición, corazón noble que se dejó encantar con palabras sutiles al oído y versos melodiosos que encandilaron un alma inocente que no esperaba ser apuñalada a traición. Tú, demonio que vestía túnica blanca y tenía el rostro más dulce y tierno que podía existir; tras un día soleado de primavera lleno de flores se escondía un cementerio con almas que clamaban a gritos ¡devuélveme lo que me quitaste!... LA ILUSIÓN… Las agujas del reloj avanzaban sin que pudiera notar el paso del tiempo, sólo el encanto de aquel príncipe que me llevaba de la mano, ya que una venda cubría mis ojos... la venda de la confianza… El camino fue tan llano… sin piedras, sin absolutamente nada que pudiera estropear tan bello recorrido con el ser que poco a poco se convertía en el dueño y guardián de mi corazón. Un inadvertido beso que me puso entre dos opciones: o regresar al cielo o quedarme en la tierra; quise quedarme en la tierra y compartir con aquel hombre maravilloso lo que supuse estaba convirtiéndose en algo más fuerte que una amistad; él conocía mucho de la vida, yo descubría lo que era la vida fuera de aquella burbuja en la que nunca había sentido decepción o tristeza alguna. “No creo que con un beso llegues a sentir algo más”… el arma mortal que destruyo todo mi castillo de naipes… lo que creí era concreto… me equivoqué, solo eran cartas de una baraja sin peso alguno, sin resistencia. ¿Creía en el cambio? Por supuesto que sí… él podía cambiar y ser el príncipe que soñé… no tenía porque seguir siendo el sapo que alguna vez besé… ¿Quizás un beso no fue suficiente?... Claro que no lo fue… para ese demonio nada de lo que yo sinceramente podía ofrecerle era suficiente… ¿qué quería?... ¿qué demonios quería?... escuchaba el tic tac del reloj mientras me consumía en el recuerdo de los momentos felices que se nublaron y oscurecieron… la luz nunca más salió en mi mundo… quería volver a ser la de antes… pensar y creer como antes… pero no podía ya que la desconfianza y el rencor eran más fuertes. ¡Tenía que pagar!... sí, ese demonio tenía que pagar y con la misma moneda lo que me hizo, no dudaría en destruirlo; ¿qué ganaba con esto?... Satisfacción… sentir lo que él sintió cuando jugó conmigo y me trató como a cualquier cosa… menos como alguien especial… supuestamente especial como me decía… Palabra que se llevó el viento… recuerdos que se quedaron en el olvido; en frente de mí tenía un hombre que me destruyó… a quien nunca le importó mis sentimientos… Sería como él… aprendí mucho de sus tácticas… buen maestro el que me cortó las alas y me tiró al abismo… te debo mi insensibilidad, mi desconfianza, mi miedo, mi resentimiento, mi odio… Jugué con fuego y me quemé porque los papeles se invirtieron y tú ganaste de nuevo; pero eso no tenía porque repetirse; necesitaba meditar, encontrarme a mi misma y analizarme… pero esto no quedaría ahí… porque en algún momento nos encontraríamos cara a cara y yo gozaría verte la cara de decepción mientras la mía sería de satisfacción… Pero para lograr eso tuve que endurecer mi corazón, ponerle una coraza para que nada me debilite y me impida lograr mi propósito, ni una lágrima más rodaría por mis mejillas… mi corazón dejó de sangrar pero quedó la cicatriz más grande que me hayan podido dejar; pero aún estaba la venganza… En el camino muchos ángeles se me cruzaron tratando de romper el témpano de hielo que cubría mi corazón pero el calor de su cariño, de su amor, de su atención no eran suficientes… trataba de sentir esa llama en el corazón pero no la volvía a sentir… solo un frío recorría mi desolado corazón… muchos de ellos no insistieron más en reconstruir los pedazos de mi corazón ya que no había nada que reconstruir según yo… en cambio otros si esperaron mucho tiempo y cuando yo creía sentirme preparada para volver a sentir como la primera vez… todo el recuerdo de lo que pasó… el miedo a sentirme en ese estado de zombie sin destino… solo un caminante… volvía a mí. No tenía porque hacerle daño a alguien que quería ayudarme a sentir de nuevo, lograr que me vuelva a enamorar… las palabras de afecto y cariño por un momento eran significativas para mí… pero pasado el tiempo eran versos banales que chocaban en la coraza de mi endurecido corazón… He cortado las alas a quien estaba volando… hice lo mismo que él… pero no porque haya querido hacer daño… sino por miedo a hacerme el daño a mí… A veces creo que soy igual que tú… porque nunca puedo tener algo estable con alguien que se parecía a mí… dulce, tierna, sincera y de buenos sentimientos… repelo todo aquello que me hizo sentir bien en algún momento y me atrae lo que es temporal… aquellas relaciones que no son estables… solo físicas, intensas pero no duraderas… si me llenan por un momento pero no lo suficiente como para sentirme bien al día siguiente… ¿acaso eso sentías tú?... ¿qué divertido salir con alguien que sabes está interesado en ti y hará lo qué tú le pidas y nunca te dirá NO?... ¿el ego se subía a mil, no es cierto?... No compromisos… pero si diversión… para que estar con alguien por mucho tiempo si puedo tener a varios durante el mismo tiempo… A veces creo que soy igual a ti… pero luego de haber vivido esa experiencia me decía… ¿te sientes bien con esto?... La respuesta era siempre la misma NO… yo quiero algo sincero y real no algo pasajero y utópico. Pero los ojos del alma están ciegos… sólo estos ojos ven el exterior de alguien sin importarme que tan buenos sean en su interior… Te encontré… luego de tanto tiempo… la aprendiz estaba en frente de su maestro… del demonio con cara de querubín… no iba a desaprovechar la oportunidad… había aprendido por mi cuenta… no me consideraba una experta pero sí podía dominar esta vez la situación… los puntos serían a mi favor… no volvería a tropezar con la misma piedra esta vez… tanta táctica no sería en vano… caíste en tu propia trampa cariño… resbalaste con la cáscara de plátano que dejaste caer… te confiaste… confiaste demasiado en tu ego… pero ya no me impresionas… eres un perdedor… no cambiarás; seguirás destruyendo ilusiones y vendiendo fantasías pero nunca tendrás ganancia alguna… porque no hay ganancia y eso lo sé… sólo pierdes… Pierdes autoestima, la noche se convierte en tu aliada, la única que te escucha llorar y hablar, la luna alumbra aquellas noches de insomnio, y las lechuzas arrullan a la pequeña demonio que duerme en su lecho.
A veces quisiera sentirme bien con alguien a quien le importe pero la alarma suena y todo mi cuerpo se pone en alerta roja… me pongo un límite para sentir… un límite para ser yo misma. Quise dejar a mi corazón sentir de nuevo y dañé a alguien que es especial… ahora debe estar sintiendo y pensando lo mismo que yo cuando tú tiraste al precipicio todo lo que pude ofrecerte… pero es mejor que me odie a que siga enamorándose de alguien que nunca podrá ofrecerle lo que de verdad se merece… Son muchas cosas… en mi cabeza… algunas de las cuales no entiendo… a veces creo que me interesa alguien… pero luego conozco a otra persona y también muestra actitudes que me llaman la atención… pero nunca pasa nada… nunca me manifiesto porque sé que no valdría la pena… nunca podría funcionar conmigo… nunca me volveré a enamorar… y si lo haga será de alguien a quien ame tanto, pero tanto que no me importe desangrar hasta perder la conciencia porque sé que al despertar él estará ahí a mi lado… será como un renacer… estar al borde de la navaja… morir por unos segundos para que al despertar vea todo de distinta manera… Sé que hay cosas peores y situaciones terribles para otras personas, pero yo hablo por mí, por lo que siento y lo que viví… para algunos será insignificante, otros se identificarán y otros dirán pobre chica… Dañar a quienes están tan cerca por el sólo echo de quererme, me daña a mí… por eso prefiero ser fría y seca a que mostrarme tal y como soy… A veces creo que soy como tú… un as de espadas… alma negra… y la espada afilada para cortar las alas del ángel más puro a quien vea al cruzar la avenida…

1 comentarios:

Memo dijo...

TAN HUMANO LO KE ESKRIBES TAN HUMANO LO KE SIENTES TAN HUMANO LO KE HACES...