lunes, marzo 31 |

¿CÓMO SABER CÓMO ERES? parte I

Santiago acababa de terminar el colegio.. era un adolescente de apenas 17 años… muy estudioso.. Había sido premio de excelencia tanto en la primaria como en la secundaria… era un ejemplo de hijo y alumno… todos sus maestros y familiares esperaban lo mejor de él ya que estaban seguros de que no los defraudaría…
Sin embargo Santiago no estaba seguro de qué carrera seguir después de haber terminado sus estudios secundarios.. así que optó por seguir Medicina (carrera que llevaba su hermano mayor)… se inscribió al examen de admisión de la Universidad Nacional de Trujillo y logró ingresar al primer intento por excelencia…
Lo que no ayudaba a Santiago a socializarse bien con sus nuevos compañeros era su timidez… llegaba a clases y se sentaba en la segunda carpeta y allí permanecía todo el tiempo sin mencionarle una sola palabra a alguien… hasta que unos chicos se decidieron por hablarle y formó un grupo de amigos… sin embargo su vida cambiaría con la presencia de una joven, un par de años mayor que él.. era una chica hermosa… desde la primera vez que Santiago la vio supo que ella era la persona de su vida… sabía que ella era la única persona con la que quería estar…
El tiempo transcurrió.. Santiago y esta joven llamada Cristina formaron un grupo de buenos amigos junto a dos chicos más y la mejor amiga de Cristina llamada Laura… pero había un gran problema en todo esto… cuando Santiago llegó a conocer mejor a ambas chicas se dio cuenta que por las dos sentía algo especial… algo tan especial que no se le podría llamar simple amistad…
Tanto así que un día caminando con sus amigos (estos se habían adelantado un poco y Santiago se había quedado hablando con Laura un poco más atrás y avanzaban a paso lento)… Santiago coge a Laura por la cintura y la besa… Laura no se resiste y corresponde ese beso… hasta que ella se separa y le pregunta “¿por qué me besas?” y Santiago sin saber qué decir le responde “ ¿y por qué correspondes ese beso?”. Laura se quedó muda y sonrió, lo único que dijo fue “no sé, entonces sigamos besándonos”. Así lo hicieron, se besaron y sin decir nada ya eran enamorados… al momento de despedirse Laura le dice a Santiago “chau amorcito después nos vemos”… y sube a su micro… junto con ella iba Cristina…
La verdad era que a Cristina no le hizo mucha gracia esto ya que también sentía algo especial por Santiago a pesar de que ella tenía enamorado…
Pasó el tiempo… a pesar de todo Cristina y Santiago se volvieron muy buenos amigos.. los mejores amigos de este mundo.. se sentaban en las bancas de la universidad a conversar sobre muchas cosas… se contaban sus problemas… hablaban de sus enamorados sin ninguna vergüenza o dolor… Santiago solía sentarse en la banca y Cristina se echaba en ella y colocaba su cabeza sobre sus piernas… no les daba vergüenza hacerlo delante de todos… ni siquiera les importaba que Laura o el enamorado de Cristina los viera porque en realidad no estaban haciendo nada malo… a pesar de los sentimientos muy escondidos que tenían el uno hacia el otro…

Santiago comenzó a tener muchos problemas familiares… sentía que ya nada le importaba… ni siquiera su vida… se sentía sólo… quería escapar de este mundo… se había enterado que su padre era la peor persona de este mundo… había hecho sufrir mucho a su madre por lo que llegó a odiarlo… se sentía tan mal por ese tiempo… además sentía que Laura no lo comprendía… a veces el necesitaba a alguien que le pregunte ¿qué te pasa? ¿Por qué estas así? Y que de cierta forma le obligue a contarle sus problemas. Pero Laura no podía hacer eso… ella simplemente le preguntaba “¿te pasa algo?” Y él le decía “no tengo nada” … entonces ella solo le respondía con un frio “ah ya… estaré afuera”… eso disgustaba mucho a Santiago porque era obvio que algo le estaba pasando… es más una vez Laura le quemó la mano a Santiago con su propio cigarro debido a que lo encontró fumando muy ensimismado …

El único consuelo de Santiago era Cristina… a ella sí le podía contar todas sus cosas… en ella sí encontraba a alguien que lo pudiera comprender… fue por eso que esa tarde en la que se sentía tan mal la buscó para conversar… él le comentó que no soportaba nada… que se sentía mal… que no le importaba ni siquiera su vida… entonces Cristina le pidió que al menos pensara en Laura ya que ella era su enamorada y la persona que más quería… sin embargo Santiago le dijo que ella no era la persona más importante en su vida… sino que era otra persona a la que él amaba mucho más… Cristina le preguntó ¿Quién es? ..


CONTINUARA....

Me enamora, que me hables con tu boca me enamora, que me eleves hasta el cielo me enamora

Quien no ha sufrido los síntomas de estar enamorado, y sentir el corazón acelerado cada vez que la persona que nos interesa nos habla o pasa por nuestro lado y nuestros amigos dicen que nos brillan los ojos y mostramos una sonrisa de oreja a oreja cuando nos saluda o mira.
Según la profesora Cindy Hazan, de la Universidad de Nueva York, descubrió tras entrevistar a 5.000 personas, que los seres humanos nos encontramos biológicamente programados para sentirnos apasionados entre 18 a 30 meses. Así que no nos preocupemos que todos estos síntomas son pasajeros.

¿Mensajitos o llamaditas?, siempre pendientes del celular, preguntándonos ¿qué estará haciendo?. ¿Con quien estará?, ¿se acordará de mí?.
No hay que olvidar las largas noches… en el Chat , muchas veces perdiendo la noción del tiempo, y horas mas tarde cuando suena el despertador indicando que es hora de alistarnos para ir a clase, no queremos dejar las sábanas.
“Si no me hubiera desvelado anoche no estaría con esta cara, pero no me arrepiento”, dices mientras estás en clase del curso que más te aburre. ¡What!, ¿examen? ¿en qué momento dijo que no recuerdo? le dices a tu compañera de alado, quien con una carcajada te dice que mientras tú escribías el poema que jamás le darás, el profesor escribió la fecha del examen.

¡Y ahora, qué me pongo!, exclamas mientras sacas toda tu ropa y la tiras en la cama; te pruebas un polo y un pantalón, ¡no, queda!, escoges la blusa mejor, ¡no tengo aretes que combinen!, la falda y las sandalias… “puede ser… mejor no”, las horas transcurren hasta encontrar el conjunto perfecto, el cual acompañas del mejor perfume. Mientras comen un helado o una pizza te comenta que le gusta la música punk, ¡que es eso! dices interiormente… no escucho ese género pero si me pasas algunas canciones te daré mi opinión, respondes.

Llega la noche, te recuestas en tu cama, pones radio ritmo romántica o radio A y piensas en esa persona que desde que la conociste te roba el sueño. Cada canción que escuchas es una historia que la quisieras vivir con tu príncipe encantado, que esperas no se convierta en sapo. Reik, Reyli, Maná, Camila, Líbido, la lista es amplia para la variedad de estilos musicales, pero el sentimiento es uno.
Te preguntas ¿como sucedió?, en qué momento dejaste de verlo con ojos de amiga y preocuparte más por él. Antes lo molestabas con alguna de sus amigas porque él te comentó que le parecía simpática, y ahora te incomoda un poco si te habla de ella, ¿serán celos?, te preguntas algo preocupada, aunque parece ser evidente que has pasado el límite de la amistad y no sabes como dar marcha atrás.

Como seres humanos tenemos emociones y sentimientos que de una u otra manera demostramos unos mas que otros. Enamorarse es lo más hermoso que alguien puede vivir porque se comparten muchas cosas y experiencias con la persona que queremos. Pero no hay que idealizar a una persona antes de conocerla porque luego podemos sufrir una decepción y recordar siempre que si alguien de verdad está interesado en nosotras y nos quiere no va a hacernos daño y siempre va a querer nuestro bienestar además de preocuparse por nosotras. No nos estanquemos en un amor imposible, porque cerca puede estar aquella persona que sea nuestra alma gemela.
domingo, marzo 30 |

AMOR vs. ODIO


Cuando te conocí

me caíste bien
pero cuando te traté
lo echaste todo a perder
creí que había compatibilidad
pero todo fue tan irreal
ahora tengo una terrible confusión
estoy entre el odio y el amor
me puedes hacer enojar
pero a la vez me logras cautivar
eres tan engreído
pero me derrites con tu cara de niño
eres un insoportable
no sé como lograste encantarme
eres un inmaduro
pero te muestras tan seguro
resultaste ser caprichoso
pero en el fondo eres dulce y cariñoso
tu mirada refleja decisión
pero apuñala a traición
tu boca promete mil cosas
sólo Dios sabe si las cumplirás todas
no te busco pero te encuentro
te has convertido en mi tormento
no entiendo tu manera de ser
tan cambiante talvez
me caes tan mal
pero como extraño que me hagas rabiar
eres un presumido
pero a la vez muy divertido
dije ni a la esquina contigo
y terminamos llendo por el mismo camino
nunca algo entre tú y yo
ojala no se cumpla la maldición
que se revierta lo que no quiero
pero que en el fondo deseo


jueves, marzo 27 |

¡DEJA DE SER UN CTRL C!

¿Sabes quienes son tus amigos en verdad?. ¿Los conocer realmente?. ¿Cuántos de ellos sinceramente celebran tus triunfos y cuántos de ellos muestran una sonrisa hipócrita frente a tus victorias y una sonrisa de satisfacción frente a tus derrotas?. Buscando la definición de la envidia encontré que es un sentimiento experimentado por aquel que desea intensamente algo poseído por otro. La base de ésta es el afán de poseer y no el deseo de privar de algo al otro, aunque si el objeto en cuestión es el único disponible la privación del otro es una consecuencia necesaria.
Cuando estabas en el jardín o en los primeros años escolares recordarás, o algunos quizá no, que tus compañeros de aula llevaban los últimos modelos de loncheras o mochilas, como también la caja más grande de colores y los cuadernos con los dibujos animados de moda y obviamente a la hora del ansiado recreo no invitaban a quien se lo pidiera porque su mami y su papi le dijeron que no invite su comida ni preste sus útiles. Hubieras querido tener la caja de colores de 36 y esa mochila de la barbie o de los caballeros del zodiaco pero tú eras feliz jugando y pintando tu cuaderno. Es una muestra que la envidia está presente desde los primeros años.
Te pongo un ejemplo, al comprar una laptop le comentas a tu amigo (a) sobre ésta y al poco tiempo… ¡tengo una laptop también porque mi papi viajó y me compró una!. Te parece genial que también tenga una herramienta de estudio que le servirá y compartes su alegría. Están en una reunión con la “gentita” de la promoción y te llaman a tu celular, el cual es uno de los últimos modelos, él (ella) te lo pide prestado y tú como buen amigo (a) lo muestras y días después tu “pataza” te enseña el nuevo celular que le compraron y obviamente es uno de los últimos modelos. Estás de vacaciones y tomas clases de manejo porque tu papá esta pensando en comprar un carro y mientras toman un café con tu amigo (a) le mencionas sobre la idea que tiene en mente tu padre y las clases que estás tomando. Meses más tarde no sé si por presumir o sólo comentar … “tengo mi brevete y un auto nuevo” … ¿Escuché bien? , menos mal mi hermano estaba a lado y me confirmó lo que había dicho esa persona.
Con estos ejemplos no quiero que piensen que no deben confiar en sus amigos y no comentarle sobre los planes que tengan; más bien estar alertas y darse cuenta de quienes son sus verdaderos amigos y esto se sabe cuando ellos están no sólo en las buenas sino en las malas como dice un conocido refrán el cual es muy cierto. Además uno debe ser reservado con algunas cosas porque no se está libre de recibir un puñal a traición. Y si en algún momento te cruzaste con una persona de ese tipo, la próxima vez que la veas y te diga que tiene algo que tú también dile: “ya deja de ser un Ctrl C”.

HUIR NO ES LA SALIDA, PERO A VECES ES UNA BUENA ALTERNATIVA


Huir es la salida más fácil que muchos encuentran cuando los problemas nos abruman y no podemos resolverlos o no nos sentimos capaces de hacerlo en ese momento. Dicen que no hay que dejar para mañana lo que podemos hacer hoy, igual sucede con los problemas, es mejor solucionarlos ahora porque luego no sabemos por donde comenzar.
Una chica se enamoró de un muchacho el cual fue su mejor amigo, siempre andaban juntos y nunca pensó que detrás de esa mirada que inspiraba seguridad y palabras que parecían sinceras se escondían otras intenciones. Él nunca quiso a su “amiga” porque de lo contrario no se hubiera comportado de la manera en la que lo hizo. No seré específica en decir lo que sucedió pero resumiré que fue un “jugador” y no precisamente de fútbol o tenis … van entendiendo por donde va la historia. Continuando con el relato, ella trató de sobrellevar la situación pero no era fácil tener que verlo casi diario por las clases, además cuando a él se le antojaba la buscaba para endulzarla con sus “palabritas” en las cuales muchas veces no sé si de inocente o tonta ella creía.
“Él va a cambiar”, se decía; pero si lo hizo una vez lo volverá a hacer de nuevo, esto debe quedar bien claro, pero para ella no lo estaba. A veces… mejor seamos sinceras, la mayoría de veces nos cegamos cuando estamos enamoradas. Recuerdo que un amigo mío comentó que cuando más indiferente es un chico con nosotras estamos más enamoradas de él y cuando nos hace más daño lo queremos más. No significa que nos guste sufrir sino que a veces idealizamos a esa persona y esperamos que en algún momento se comporte como realmente soñamos. Bueno… no me quiero desviar del tema.
Nuevamente le partió el corazón. Si que se siente feo “que te burlen dos veces” pero a golpes se entiende a veces. Ella estaba dolida y enojada consigo misma y evidentemente no quería verlo ni en pintura; es así que tomó la decisión de irse de la ciudad y continuar sus estudios en otro lado. ¿Tomó la decisión correcta? Quizá sí, quizá no ya que debió pensar con la cabeza fría y no con un corazón ardiendiendo de odio. ¿Se arrepintió? Claro que lo hizo. Vivir en una ciudad desconocida, lejos de su familia y amigos y con el corazón no partido en dos sino en mil pedazos. Evidentemente que lloró, pataleó y maldijo la hora en que lo conoció y que por todo lo sucedido tuvo que irse lejos. Los primeros meses fueron fatales porque nunca solucionó el problema que dejó, solo escapó, nunca lo enfrentó y nunca le dijo sus verdades de frente. Fue una lección que tuvo que aprender, entendió que las decisiones se deben meditar, analizar, ver las ventajas y desventajas. Además una no debe jugar con su futuro de esa manera. Entendió que fue una solución precipitada la que tomó.
Pasó un año y poco a poco se fue acostumbrando, conoció a nuevas personas, tuvo nuevos amigos, en sus cursos le iba bien, aparte la experiencia laboral era mejor y también se volvió a enamorar. Ya a casi dos años y medio de la mala experiencia, la cual hubiera sido mas corta si no hubiera escapado, se ha recuperado y comentó que huir no fue la salida pero si acertó esta vez como alternativa.