jueves, marzo 27 |

¡DEJA DE SER UN CTRL C!

¿Sabes quienes son tus amigos en verdad?. ¿Los conocer realmente?. ¿Cuántos de ellos sinceramente celebran tus triunfos y cuántos de ellos muestran una sonrisa hipócrita frente a tus victorias y una sonrisa de satisfacción frente a tus derrotas?. Buscando la definición de la envidia encontré que es un sentimiento experimentado por aquel que desea intensamente algo poseído por otro. La base de ésta es el afán de poseer y no el deseo de privar de algo al otro, aunque si el objeto en cuestión es el único disponible la privación del otro es una consecuencia necesaria.
Cuando estabas en el jardín o en los primeros años escolares recordarás, o algunos quizá no, que tus compañeros de aula llevaban los últimos modelos de loncheras o mochilas, como también la caja más grande de colores y los cuadernos con los dibujos animados de moda y obviamente a la hora del ansiado recreo no invitaban a quien se lo pidiera porque su mami y su papi le dijeron que no invite su comida ni preste sus útiles. Hubieras querido tener la caja de colores de 36 y esa mochila de la barbie o de los caballeros del zodiaco pero tú eras feliz jugando y pintando tu cuaderno. Es una muestra que la envidia está presente desde los primeros años.
Te pongo un ejemplo, al comprar una laptop le comentas a tu amigo (a) sobre ésta y al poco tiempo… ¡tengo una laptop también porque mi papi viajó y me compró una!. Te parece genial que también tenga una herramienta de estudio que le servirá y compartes su alegría. Están en una reunión con la “gentita” de la promoción y te llaman a tu celular, el cual es uno de los últimos modelos, él (ella) te lo pide prestado y tú como buen amigo (a) lo muestras y días después tu “pataza” te enseña el nuevo celular que le compraron y obviamente es uno de los últimos modelos. Estás de vacaciones y tomas clases de manejo porque tu papá esta pensando en comprar un carro y mientras toman un café con tu amigo (a) le mencionas sobre la idea que tiene en mente tu padre y las clases que estás tomando. Meses más tarde no sé si por presumir o sólo comentar … “tengo mi brevete y un auto nuevo” … ¿Escuché bien? , menos mal mi hermano estaba a lado y me confirmó lo que había dicho esa persona.
Con estos ejemplos no quiero que piensen que no deben confiar en sus amigos y no comentarle sobre los planes que tengan; más bien estar alertas y darse cuenta de quienes son sus verdaderos amigos y esto se sabe cuando ellos están no sólo en las buenas sino en las malas como dice un conocido refrán el cual es muy cierto. Además uno debe ser reservado con algunas cosas porque no se está libre de recibir un puñal a traición. Y si en algún momento te cruzaste con una persona de ese tipo, la próxima vez que la veas y te diga que tiene algo que tú también dile: “ya deja de ser un Ctrl C”.

0 comentarios: