martes, diciembre 22 |

TENTACIONES: ¿LAS BUSCAMOS O HUIMOS DE ELLAS? PARTE III

-¿Qué haces despierta?, pensé que estabas profundamente dormida
-¡Me asustaste! (risas) pensé que era un choro
-(Risas) ¡Uh! Sí… te voy a robar. (Mirando la casaca) ¿Y esa casaca?
-Te escuché estornudar y pensé que necesitarías abrigo
-¿Y por eso me ibas a ver? ¿Me querías abrigar? (mirando fijamente a Rebeca)
-¿Qué hacías despierto? ¿Dónde ibas?
-A mi cuarto, ¿dónde más?
-¿Para qué? (mirando con asombro a Gonzalo)
-¿Tú qué crees? (acercándose a Rebeca)
-No sé… (moviendo los ojos de izquierda a derecha) Supongo buscar alguna frazada, es lo más lógico.
-No tengo otras frazadas, iba a mi ropero para buscar algo con que abrigarme.
-Te contaré que no hay luz y el cuarto parece un iglú
-(Risas) ¡No te creo! (cogió la mano de Rebeca) ¡Estás helada!
-Soy una chica muy friolenta, imagina si con frazada me congelo, tú estarás peor y no me parecía justo que por mi culpa te estés congelando.
-(Risas) No te preocupes, no moriré como Jake de Titanic
-No seas dramático tampoco (risas)
Ambos se dirigieron al cuarto, Rebeca se recostó en la cama mientras Gonzalo buscaba otra casaca pero para su mala suerte no encontró alguna, en ese momento recordó que había llevado su ropa a la lavandería y no tenía nada en ese momento que pudiera abrigarlo, excepto el calor humano.
-¡Estoy jodido! Olvidé que mi ropa está en la lavandería, ¡qué huevón! (dijo en voz baja)
-¿Si te acuestas en la cama?, es una cama matrimonial y lo suficientemente grande para los dos.
¿Yo dije eso? Se decía a si misma Rebeca, ¿se había arrepentido de lo que había dicho? No sabía si fue lo mejor o lo peor que había mencionado pero como escuchó una vez: “las palabras que salen de tu boca nunca más las podrás recuperar”. ¿Habló su subconsciente? Solo intentaba retribuirle el favor a Gonzalo, no lo hizo de mala fe ¿o sí?, cada vez sentía que Gonzalo se acercaba más, desde la distancia de las oficinas de ambos en la empresa, hasta la cercanía de centímetros que podían estar si él accedía a dormir en la misma cama que ella.
-¿No te sentirás incómoda?
-No… creo que será lo mejor para ti
-¿Y para ti?... ¿es lo que en verdad quieres o lo haces por compromiso?
-Es lo que quiero. Temprano me dijiste que haga lo que quiera y no sólo por dar el gusto a los demás.
-Tomaste en cuenta lo que te dije… eso me da gusto… (se acercó a la cama)
-Sí… (mirando la ventana) que descanses (dio media vuelta y cerró los ojos)
-Buenas noches Rebeca (se recostó al lado opuesto del que estaba Rebeca)
-“Tengo tanto para darte un beso en libertad, un abrazo por la noche, un cuento que te haga soñar, si la vida nos junto a los dos para crecer, amor contigo yo quiero aprender, por ti puedo ser una tarde en tu piel, una vida en tus ojos de miel” (cantando despacio como un arrullo para un bebé)
Rebeca escuchaba la canción, sentía una calidez en el corazón y una paz en el alma; se sentía liviana como una pluma, libre como un ave que escapaba de una jaula. Volteó y se encontró con la mirada de Gonzalo, quien tenía en sus ojos una expresión de ternura. Gonzalo acarició el rostro de Rebeca. Todo era perfecto en ese momento, no quería que la noche llegue a su fin. ¡Stop! Como luz roja de semáforo, hizo caso a la advertencia de evitar acercarse demasiado a Gonzalo porque si pasaba el límite de lo permitido, sabía que no habría marcha atrás.
Rebeca se sentó en el bode de la cama con las manos en la cara y los codos en las rodillas, tomo una bocanada de aire y se puso de pié, caminó con dirección a la ventana.
-La noche esta linda… llena de estrellas y el cielo despejado
El sonido del motor de un carro a toda velocidad se perdía entre el laberinto de calles de la ciudad.
-¿Por qué huyes?
-¿Perdón? ¿Huir de qué?
-De mí… de lo que sientes en este momento
-No sé de qué estás hablando
Gonzalo se levantó de la cama y se dirigió a la ventana donde se encontraba Rebeca dándole la espalda. Ella sabía que la distancia entre ambos se reducía y las posibilidades de que no pasara algo era casi nula. Rodeó con sus brazos la cintura de Rebeca y le dijo suavemente al oído: “No veo la hora de colgar mi saco en tu ropero, no veo la hora de cantarte hasta dormir, no veo la hora de arrullar todos tus sueños y me des fe pensando en ti…”
Rebeca giró y su rostro quedo a pocos centímetros de distancia del rostro de Gonzalo, él le acomodó los cabellos dorados detrás de la oreja y deslizó sus manos de seda por su cintura. Ya no sentía frio, el ambiente era cálido. ¿Cómo había llegado hasta ahí? Estaba tan cerca de hacer algo que no era correcto, pero que deseaba.
-¿Cómo llegamos hasta aquí? (Rebeca puso sus brazos en el cuello de Gonzalo y los entrelazó)
-No importa el cómo, sino el por qué estamos aquí.
Ambos se abrazaron fuertemente y se fundieron en un solo cuerpo, no se separaron durante varios segundos, uno era el complemento del otro, la pieza que faltaba y encajaba a la perfección. Rebeca sentía que el corazón se le salía del pecho, al igual que sentía el latido acelerado de Gonzalo. Percibió un vació en el estómago como si tuviera un examen o exposición en la universidad y no había estudiado, ¿era miedo?. Sea lo que sea pronto cesaría.
La tentación de un beso estaba a milímetros de distancia, la respiración entrecortada de Gonzalo la incitaban a olvidarse de todo y dejarse llevar por el momento. Ricardo era un lejano recuerdo, una amorfa figura, irreconocible que se perdía en la distancia, Gonzalo era una figura clara y palpable, presente esa madrugada.
Los labios de Gonzalo rosaron suavemente la boca de Rebeca, terminando en un intenso y desenfrenado beso que unía a dos labios perfectos y simétricamente compatibles. Cada rincón de su cuerpo se encendió, la piel se le erizó y una corriente eléctrica recorrió velozmente todo su cuerpo. Las manos de Gonzalo recorrían la espalda de Rebeca, llegando hasta los botones de su blusa, la cual lentamente cayó. Como un vampiro que encuentra a su víctima, se adueñó del cuello de Rebeca, dejándola completamente vulnerable y sensible a cualquier roce por más sutil que fuese, no importaba si pronto llegaría el alba, no importaba si aquel vampiro veía la luz del día, porque sabía que no era un sueño, era real.
-¿Rebeca?
Una voz conocida la llamaba, ¿quién era?
-Rebeca… mi amor
¿Ricardo?, ¿qué hacía él en esa habitación?, el cargo de conciencia la estaba matando; la voz de Ricardo había interrumpido la noche, vio su reflejo en la ventana, en su rostro una expresión de tristeza, la sonrisa del chico travieso que conoció en la universidad ya no estaba más en su rostro, y tampoco la expresión de dureza del Ricardo de ahora. Se quedó inmóvil.
-Chiquita…
Rebeca abrió los ojos y encontró a Ricardo a su lado; lo miró con asombro, le fue imposible articular palabra alguna y lo único que atinó a hacer fue abrazarlo fuertemente, Ricardo con asombro correspondió a la expresión de afecto de Rebeca.
-Te amo Ricardo y perdóname por ser tan exigente y no entenderte en los últimos meses
-He sido un idiota, he descuidado nuestra relación; pero las cosas serán distintas a partir de ahora en adelante. Mientras dormías conversé con Gonzalo, me hizo entender muchas cosas y tenía razón en todo lo que me dijo.
-Eh… Gonzalo ¿dónde está? Lo último que recuerdo es que fue a imprimir unos documentos y como estaba tan cansada me recosté en la mesa.
-Se fue a su casa, le dije que te llevaría a casa, ya casi nadie está en la oficina, los señores de limpieza ya se fueron y solo queda el vigilante.
Ambos se fueron abrazados. Rebeca dejó en esa oficina todo recuerdo que solo quedó en su imaginación, en un sueño que la unió más a Ricardo. Si todo lo vivido en aquel sueño hubiera sido real, el cargo de conciencia no la hubiera dejado tranquila, se hubiera arrepentido toda su vida. Así que antes de hacer algo hay que pensarlo muy bien, porque podemos herir a personas que amamos.
sábado, diciembre 19 |

TENTACIONES: ¿LAS BUSCAMOS O HUIMOS DE ELLAS? PARTE II

Todo parecía una ensalada en la cabeza de Rebeca pero tenía que tomar una decisión en cuestión de segundos.
-Está bien, vamos…
-¡Bacán!... ya había comenzado a creer que acamparías en tu jardín (risas)
-(Risas) Me gusta acampar pero creo que mi jardín no es un lugar muy agradable que digamos, no quiero que los perros de la vecina me orinen a las 6 de la mañana
Ambos bromearon y rieron durante el camino al departamento de Gonzalo. Llegaron y Gonzalo estacionó el carro y subieron con dirección al cuarto piso. Ambos conversaban de los más normal, como si fueran amigos de años, se sentían muy bien el uno con el otro. Sin embargo detrás de las risas y las miradas había una intensa llama de fuego que cada vez se hacía más notoria pero que ambos intentaban apagar con débiles soplidos.
-¡Wow!, que lindo departamento, la decoración es genial, ¿en tan poco tiempo has conseguido un decorador de interiores?
-Así soy yo de eficiente (risas)
-¡No te creo gafo! (risas)
-El departamento es de un amigo que ha viajado por motivos de trabajo. La empresa me ofreció uno temporalmente, todo el tiempo necesario que dure el proyecto, pero no me gustó y les dije que no lo quería.
-¡Muy buen gusto el de tu amigo! Es un modelo rústico pero acogedor y confortable, ideal para…
Rebeca se quedó en silencio mirando un cuadro con unas figuras amorfas color ladrillo, tratando de evadir la frase que en se había quedado en su lengua y pretendía salir a como diera lugar.
-¿Ideal para?
-Olvídalo… no era nada importante
-Dímelo… ¿Qué no hay confianza?...
-Lo que sucede es que siempre he soñado con tener una casa así, te iba a decir ideal para vivir… (risas) como te dije no era algo importante
-Algo de nostalgia sentí en tus palabras
-A veces siento que Ricardo y yo no vamos por el mismo camino, siento que él tiene otras perspectivas donde sólo se incluye él y yo tengo que acoplarme a lo que él quisiera y a veces siento que mis deseos, mis sueños, mis anhelos quedan opacados bajo lo que según Ricardo es lo mejor para ambos. Te conté que quise terminar pero él no quiso y me dijo muchas cosas que sí son ciertas y me confundieron mucho, logrando hacerme desistir de mi decisión, pero ahora no sé… a veces creo que he perdido rumbo de mi camino y sólo sigo como zombi el camino que creo es el mejor.
-Pero no debe ser así, tú eres una chica joven que tiene una vida por delante y no vas a truncar tus sueños, tus anhelos, lo que quieres sólo porque según tú crees que haces lo correcto y tratas de mantener a tu noviecito feliz y callarle la boca a todos ¿o me equivoco?
Lo que decía Gonzalo era muy cierto, porque Rebeca siempre se preocupaba en el que dirán si las cosas se acaban con Ricardo, ya ha conocido a su familia, ambas familias eran muy unidas, los amigos de ambos eran inseparables y las reuniones fantásticas porque era un grupo muy compacto donde todos se divertían y disfrutaban, menos ella. ¿Alguna vez había hecho lo que su corazón quería? Se sentía en una situación muy cómoda y salir de la rutina la asustaba. Por un momento la Rebeca rebelde había salido a la luz y esto se reflejó cuando le dijo a Ricardo que lo mejor era terminar, pero luego del palabreo de él, la chica rebelde había sido dominada y nuevamente la monotonía se apoderó de su vida.
-Le tienes miedo a lo desconocido… eso es lo que sucede… no te atreves a hacer cosas nuevas, distintas que te hagan sentir diferente. ¿Por qué no haces cosas que nunca antes te hubieras atrevido a hacer?, ¿por qué no rompes las reglas por una vez en tu vida? Seguro que nunca has estado a las 3am en el departamento de alguien que conoces hace algunas semanas y más aún te quedarás a dormir aquí… ¿qué diría Ricardo?...
-¿Qué dices?... Obvio que nunca he estado a estas horas de la madrugada en el departamento de alguien que no sea Ricardo. Y obviamente que Ricardo pondría el grito en el cielo si supiera dónde estoy
-¿Se lo piensas contar?
-¡Claro que no!
-¿Por qué? No tiene nada de malo, ¿acaso has hecho algo malo o algo de lo que te puedas arrepentir?
-¡No sé a qué viene todo este discurso! Te ha chocado el par de whiskys que te tomaste
-(Risas) Sabes que no es cierto lo que dices, solo quiero que te des cuenta de lo importante y especial que eres y no me gustaría que te sientas prisionera en una relación que te está asfixiando, es sólo eso y discúlpame si te ofendí. Recuerda que las verdades no siempre son bonitas.
Las palabras de Gonzalo habían resonado como un eco en una casa abandonada, sabía que todo lo que había dicho era cierto pero no había querido aceptar. Ahora estaba mucho más confundida que antes, ese chico la había desnudado por completo porque había mencionado con detalle todo lo que ella sentía y la situación en la que estaba; se sentía descubierta y no sabía qué hacer.
-Creo que me voy a dormir porque estoy cansada y tú también
-Mi cuarto es el que está al fondo a la izquierda. Lo bueno es que tiene calefacción porque la sala está más fría que la Antártida (risas)
-¿Por qué lo dices?
-El idiota de mi amigo antes de irse olvidó arreglar la calefacción y en vez de tener un lugar donde abrigarme tengo un lugar dónde congelarme, pero no moriré de frío; no es la primera vez que he dormido en el sofá-
-Gracias por la hospitalidad
-Somos amigos… (su voz sonó como un susurro)
Rebeca se fue con dirección al cuarto y Gonzalo tomó una sábana para abrigarse esa noche que prometía ser muy fría; pero en el fondo él estaba feliz porque sabía que había conseguido que Rebeca piense muy bien en sus sentimientos. Ella entre las colchas trataba de acurrucarse porque el frío era insoportable y la calefacción no mantenía el cuarto tan tibio como imaginó. Intentaba dormir pero no sólo el frío era un ente distractor para conciliar el sueño, sino también las palabras de Gonzalo. Se preguntaba si él estaría dormido o seguiría pensando en lo que le dijo, quería verlo y conversar con él y decirle que todo lo que había dicho era cierto; no sabía por qué, pero necesitaba un abrazo de Gonzalo, se sentía como una niña perdida y desprotegida. Cerró los ojos, contando ovejas para logar caer en los brazos de Morfeo.
Intentó prender la lámpara pero ésta no respondía; se levantó de la cama y se dirigió al baño pero el interruptor no funcionaba, ahora se dio cuenta el porqué del insoportable frío; no había fluido eléctrico. Escuchó a Gonzalo estornudar en dos ocasiones y decidió llevarle una casaca que había encontrado colgada en su ropero para que se abrigue. Caminó con dirección a la sala donde estaba Gonzalo y en el pasillo se encontró con una sombra, sus piernas se paralizaron y un escalofrío recorrió su cuerpo, ¿de quién era esa sombra que se proyectaba ante sus ojos y la dejaba inmóvil?
CONTINUARÁ...
martes, diciembre 15 |

TENTACIONES: ¿LAS BUSCAMOS O HUIMOS DE ELLAS? PARTE I

A lo largo de nuestra vida se nos presentan situaciones en las cuales debemos tomar una decisión. Aquel momento donde el ángel aparece encima de nuestro hombro derecho diciéndonos: “No lo hagas, te vas a arrepentir”, y al lado izquierdo tenemos al demonio que nos dice: “Hazlo… es lo quieres… no te detengas”.
Hay muchas clases de tentaciones, pero haré énfasis en la tentación del plano amoroso, cuando alguien se ve tentado a ser infiel o cuando queremos hacer alguna “travesura”. Pero ¿uno busca la tentación?. He escuchado las frases: “Pero soy un ser humano”… “la carne es débil”… “yo no quería que esto suceda”… “fue solo el momento”… “tenía unas copas de más”… “no era dueño de mis actos”… "no pensé que las cosas llegarían tan lejos"... "todo pasó tan rápido"... "no sé que me sucedió"... etc.

Les contaré la historia de Rebeca, quien tenía una relación de cuatro años con su enamorado, pero en los últimos meses la relación no iba muy bien porque habían caído en la rutina, por ende las cosas ya no eran iguales. Rebeca, una chica extrovertida, sociable, físicamente atractiva y con un trabajo estable. Ricardo, un chico serio, centrado, responsable con un trabajo estable también.
Una noche Rebeca tenía una cena con el staff de trabajo de la oficina para cerrar un negocio, en el cual dos personas debían estar a cargo del proyecto. En un inicio Rebeca trabajaría con Ernesto, pero se hizo un intercambio de administradores, Ernesto se iría a la sucursal de Lima y quien estaba encargado allá se trasladaría a Trujillo. Grande fue la sorpresa de Rebeca porque no se esperaba trabajar con alguien nuevo, pero para ella no era difícil adecuarse al cambio porque era muy buena trabajando en equipo.
Gonzalo era un chico innovador, creativo, carismático que rompía los esquemas establecidos por Rebeca. Ella proponía una estructura para el proyecto pero Gonzalo le daba giros e ideas inesperadas que le gustaban a ella. Rebeca reestructuraba las ideas, adecuándolas a las propuestas que ella daba y el supervisor de su proyecto estaba maravillado con el trabajo de equipo. Las semanas pasaban y Rebeca prácticamente vivía en la oficina porque el trabajo era arduo y necesitaba aprovechar todo el tiempo posible, además Ricardo la había descuidado mucho porque se dedicó cien por ciento a sus estudios de maestría, y las pocas veces que se veían sólo comentaban del trabajo, más no de lo mal que iba la relación. Pero alguien debía romper el hielo que se estaba solidificando entre ellos, y quien lo hizo fue Rebeca, ella cansada de toda esta situación le planteó que lo mejor era terminar porque la relación ya no daba para más; Ricardo no estuvo de acuerdo, él le dijo que la amaba, que era la mujer que toda su vida había estado esperando, pero que últimamente había estado preocupado por concluir sus estudios de maestría, necesitaba un poco de paciencia, además él estaba seguro que los sentimientos de ella no habían cambiado, sólo que la falta de tiempo la había hecho tomar esa decisión.

Rebeca estaba aburrida, cansada de la misma rutina, almorzar juntos cuando se podía, cenar en casa de los padres de él cuando la señora la invitaba, ya que su querido hijito no lo hacía porque estaba ocupado. Pero luego de la conversación con Ricardo las cosas cambiaron relativamente ya que él le envió rosas y una caja de chocolates a la oficina con una tarjeta que decía: “con amor… de Ricardo”… tuvieron una cena romántica en el departamento de él, conversaron sobre aquellos tiempos en la universidad; todo parecía volver a ser como antes, pero luego de una semana las cosas se volvieron a enfriar.
Gonzalo y Rebeca trabajaron hasta tarde, casi nadie se había quedado en la oficina, sólo se escuchaba al personal de limpieza depositar la basura de los papeleros en las grandes bolsas negras.
-Es tarde… ya me tengo que ir, estoy cansada y tengo un terrible dolor de espalda.
-Tienes razón… hemos trabajado peor que obreros (risas) ¿si quieres te hago masajes? Verás que mañana estarás como nueva.
-¡So sweet!... gracias
Gonzalo se puso detrás de Rebeca y puso sus manos en los hombros de ella y fuertemente comenzó a presionarlos con los dedos índice y pulgar. El masaje duró algunos minutos, pero para Rebeca fueron horas porque se sintió completamente relajada y libre de presión.
-¿Qué tal?
-Excelente, me siento mejor, gracias, pero ya me tengo que ir… nos vemos mañana
-Es viernes… te invito un trago
-No creo… mejor otro día
-¡Vamos!... no seas mala, acompáñame el día de mi cumpleaños
-¡Qué!... ¿tu cumpleaños?... ¡eres un mentiroso!.
-(Risas) No te miento… es la verdad, sólo que como soy nuevo no se lo he comentado a nadie, pero me gustaría que me acompañes.
-(Lo abrazó) Feliz cumpleaños Gonzalo, está bien… pero sólo un rato nada más porque mañana tengo que levantarme temprano.
- Gracias...

Llegaron a un bar que estaba cerca a la playa, nunca había ido a ese lugar, pero el ambiente era agradable y elegante. Ambos conversaron sobre cosas de su pasado, sus perspectivas para el futuro. La confianza que le inspiraba Gonzalo fue tanta, que le contó sobre la situación con Ricardo, él le aconsejó y le contó una experiencia personal muy similar con una ex. Las horas pasaban y la conversación estaba tan amena que no se dieron cuenta lo tarde que era.
Gonzalo la llevó a su casa, pero grande fue la sorpresa de Rebeca al darse cuenta que no tenía las llaves de su casa, las había dejado en la oficina a lado su memoria USB y el celular. Se dijo a sí misma ¿dónde dormiría?.
-Soy una tarada, he dejado las llaves en la oficina, y mi celular también…
-Puedes ir a mi departamento si deseas…

En ese momento ella no sabía que responder, lo tenía delante y no lo sentía como a un extraño. Desde el momento que sus manos tocaron su cuerpo había sentido una sensación inexplicable que hacía mucho tiempo no sentía, y las horas que pasaron juntos en el bar fueron mágicas, se sintió importante, no fue volátil como para Ricardo. Además la mirada viva, provocativa y seductora de Gonzalo la estaban haciendo tambalear en la cuerda floja. Era un compañero de trabajo, pero a la vez era un pata que en unas semanas la había hecho sentirse viva, el color gris estaba cambiado por una gama de colores; además varias veces en la oficina se había dado cuenta que Gonzalo la miraba de reojo, le sonreía. No sabía si lo del cumpleaños era una invención, pero lo hubiera mencionado o no, ella de todas maneras hubiera ido con él porque sabía que no lo iba a pasar mal, pero no planificó dejar las llaves ni el celular, a pesar que siempre ha sido muy cuidadosa pero en ese momento Gonzalo llenó todos los espacios vacíos que tenía. No va a pasar nada… se decía a sí misma, recuerda que tu amas a Ricardo y sólo es una confusión lo de Gonzalo, no vas a tirar todo a la borda por una noche de aventura, es un amigo pilas, bacán… pero que en el fondo deseaba besar apasionadamente, pero sus principios se lo prohibían, ¡al diablo los principios!... ¿y Ricardo, dónde queda?... ¿pero dónde quedo yo?... ¿qué hago?...
-Vamos Rebeca, ¿o piensas dormir en el jardín? (risas)
Una voz le decía: “anda a la casa de Casandra, será lo mejor”… otra voz le decía… “no va a pasar nada que tú no quieras que pase… es sólo tu amigo… ¿qué podría pasar?”
-¡No seas chistoso!... Bien ocurrente eres ¿no? (risas)
Eran las tres de la mañana y no podía quedarse a esperar a que amanezca, además la noche estaba muy fría. ¿Ir a casa de Casandra o de Gonzalo?... ¿Qué hago?...
CONTINUARÁ...
domingo, noviembre 29 |

AMOR

Haré un compendio de las emociones, expresiones, metáforas y símiles que muchas personas enamoradas, para quienes el amor es el motor de sus vidas, y la persona que está a su lado o que estuvo, lo fue todo y por quienes harían o hubieran hecho lo que sea. Dedicada para aquellos que creen que uno se enamora una sola vez.
Extrañarlo cada minuto del día, esperar que las horas corran como en una maratón para estar con él, quien se ha convertido en la pieza que faltaba en mi vida. Su sonrisa, basta sólo su sonrisa para iluminar mi día, su mirada, aquella mirada que me hace volar. Estamos los dos, no hay nadie más en este mundo alrededor nuestro. Sus caricias, aquellas manos que son como seda para mi piel, aquellos brazos que son cobija para mis noches de soledad, sus besos que son como agua para un sediento, besos tan dulces como una cereza cuando me roza los labios, los murmullos al oído con frases que ni los mejores poetas hubieran inventado en sus versos. Sentir el latido de tu corazón cuando me abrazas, sentir el deseo que brota de tu piel, saber que jamás me dejarás y si lo haces no sé qué sucederá.
Amor, el fuego que arde en lo más profundo de nuestro ser, que nos da calor, que nos mantiene vivos; aquella llama incandescente que sólo una vez sentimos. Aquel que traspasa barreras, no importa el tiempo ni la distancia, puede mantenerse intacto a pesar de los años y más aún, se hace más fuerte, tan fuerte que soporta el dolor, las lágrimas y pruebas de fuego. Como diría Stephany Meyer en su libro Twilight. “eres mi marca de heroína personal”, definitivamente lo eres, los días son eternos si no estás conmigo, las noches frías si no te encuentras a mi lado. Mi vida era un rompecabezas que no podía armar, pero bastó conocerte para darme cuenta que no era tan difícil como parecía porque tú tenías la pieza que faltaba.
No te dejaré ir a menos que me lo pidas, basta solo tres palabras: “no te amo”, y cortarás el lazo que me une a ti, destruirás las ilusiones, me dejarás un hoyo en el pecho que nada podrá llenarlo, serás el capítulo más largo pero incompleto. Aunque queme tus cartas, rompa tus fotos y bote tus regalos, el recuerdo de lo vivido nadie lo borrará; pediré a gritos sufrir de amnesia, pero las pesadillas en las noches me recordarán que algún día fuiste real, así como cada beso interminable y cada caricia sutil. Tan real como lo que sentí, no fuiste un espejismo porque aún la huella que dejaste en mi vida está fresca.
Evito pensar en esas tres palabras cuando estás conmigo, vivo cada segundo a tu lado como si fuera el último, disfruto de cada beso como si fuera el primero y me acurruco en tus brazos como si fuera una despedida; pero estás aquí y no tengo miedo a nada, sólo a perderte. Miro el reflejo de la luna en tus ojos y pido un deseo: quédate conmigo para siempre, en este mundo y más allá de la eternidad. Lo que diga el resto no importa, si somos distintos no importa, si el mundo se desvanece a nuestro alrededor no importa.
viernes, noviembre 27 |

EL REGRESO DE LA EX

¿Qué sucede cuando las ex regresan y le mueven el piso a tu enamorado?. Supuestamente él ya la ha olvidado, las heridas ya cicatrizaron y a quien ama ahora es a ti, pero llega ella y altera todo lo que hasta el momento estaba estable. Él asegura que ya no pasa nada y más aún que es parte de su pasado y que no tiene porque ponerse celosa y preocuparse, además eso de que le haya movido el piso son puras ideas tuyas. Evaluemos actitudes, para ello les daré dos ejemplos:
Sandra estaba por cumplir 4 meses con su gordito, las cosas iban muy bien, ella no se podía quejar porque el muchacho era atento, siempre le decía que la quería, además era muy cariñoso con ella, pero una mañana ella se acerca a saludarlo mientras él conversaba con un grupo de amigos, pero él fue un poco indiferente con ella (no la abrazó ni besó como lo acostumbra hacer), esto llamó un poco la atención en Sandra; pensó que estaría algo preocupado por algún trabajo grupal, pero bastó que alzara la mirada para ver que a unos metros de distancia se encontraba la ex de su gordito. ¿Qué? ¿cuándo regresó la que supuestamente estaba muerta (sentido metafórico)? Obviamente le llegó que el pata este la hubiera prácticamente ignorado sólo porque estaba la ex cerca. Comenzó la cuenta regresiva, ella le reclamó el porqué de su actitud, pero él le dijo que ella no significaba nada, que solo eran amigos; pero lo que no mencionó el chico, es que la semana pasada había asistido a una fiesta que su ex cuñadita había organizado, ¡que tal conchudez! A esto le agregamos que las intensiones de viajar para llevar algunos cursos (coincidentemente donde vivía la ex temporalmente), ahora ya no eran las mismas, incluso le había dicho que mejor llevaba los cursos por Internet, ¿no será porque la ex había regresado y ya no había motivo alguno para viajar?.
¿Qué harás? Le pregunté a mi amiga, ella dijo que no se hará problemas, además si él quiere regresar con la flaca no se opondría, es libre de hacerlo, no tiene porque retenerlo. ¡Muy buena respuesta!, si de verdad te quiere, entonces no volverá con la chica, de lo contrario que siga mendigándole amor a la que trapeó el piso con su orgullo.
Otra pequeña historia es la Casandra, quien tenía 6 meses con su flaquito, todo iba muy bien, hasta que llegó la noticia de que la ex de su flaquito estaba muy enferma, supuestamente con una enfermedad terminal, sin embargo la chica no quería hacerse los estudios y análisis necesarios para encontrar algún tratamiento. Los ánimos del flaquito disminuyeron, él estaba meditabundo, taciturno cuando iba a casa de Casandra, las cosas ya no eran iguales porque el tema de conversación era la enfermedad de la chica. Cansada de esto, Casandra le puso un alto a toda esta situación y le planteó su malestar, que según él no tenía motivos porque enojarse, ya que solo eran amigos, y él la estaba apoyando como tal; pero si eso le incomodaba, él la dejaría de frecuentar para evitar problemas. ¿Por qué tanta atención? ¡Qué buen amigo!.
Analicen los hechos y saquen sus propias conclusiones, y de acuerdo a eso tomen una decisión porque no tiene porque hacer el papel de tontas, si ellos quieren reanudar la relación con sus ex, adelante, un paso al costado; pero que luego no regresen con el rabo entre las piernas, rogándoles que los perdonen, que fue un error, porque para ese entonces será muy tarde. Así como dice Paulina Rubio, en su canción; “El último adiós”
miércoles, noviembre 11 |

PAVOS REALES

¿Quién no se ha topado alguna vez con los pavos reales?. Ostentosos a la hora de cortejar, se lucen para llamar la atención de la hembra, desplegando su vistoso plumaje, esperando obtener una respuesta positiva por parte de esta. Algo parecido son algunos chicos que tratan de lucirse frente a una chica para que ella les tome interés, pero algunos exageran y sólo consiguen lo contrario: “incomodar a la chica”.
Hace algunos días conversaba con una amiga quien me comentaba que el fin de semana fue a una fiesta, era el cumpleaños de la prima de una amiga, y como no había algo mejor que hacer un viernes por la noche, decidió asistir a la fiesta. Verónica (la prima) le presentó a Jessica (mi amiga) dos chicos: Enrique y Javier.
Jessica los analizó rápidamente por unos segundos, los dos eran atractivos, pero bastaba lo más importante: “que hablen”, porque hay muchos muñequitos de torta, lindos como aquellos de porcelana, pero basta que abran la boca para decir cualquier sandez. Enrique era un chico extrovertido, con un buen trabajo y obviamente con muy buenos ingresos, pero, un poco más y saca el currículum y la agenda.
-“Terminé la carrera de derecho hace dos años, ahora trabajo en un estudio de abogados y también en la municipalidad, es una chamba fuerte, pero no me quejo. La vez pasada tuvimos una reunión que duró toda la mañana, salí realmente cansado, llegué a mi casa a jatear porque ya no jalaba. ¿Y sales siempre a fiestas?
- No mucho, de vez en cuando
- Interesante, ¿pero si te invito aceptarías?
- Depende...
- ¿De qué?
- Si no tengo otros planes… puede ser
Conversaciones como esta aburrieron a Jessica, quien decidió cambiar de grupo e irse con unos amigos de la universidad que encontró en la reunión.
Cuando salía del baño se encontró a Javier.
-¡Nos abandonas! Que mala… y yo que quería invitarte a bailar
-Encontré a unos amigos y los fui a saludar
En ese momento sonó el celular de Javier quien le hizo señas a Jessica para que no se vaya mientras hablaba por celular. Luego colgó.
-Sorry… era una llamada importante
-¿Tu enamorada seguro?
-¿Por qué lo dices?
-Una suposición nada más (risas)
-Era mi hermana, quería saber si tenía la llave de la casa porque ha salido también.
-(Blanqueó los ojos) Te creeré… (risas)
-¡De verdad! Oye… esa canción es bacán, ¿vamos a bailar?
-Ya pues…
Javier era un poco más tímido, y quien hablaba más era Jessica, ella le comentó sobre sus hobbies, algunas anécdotas, ambos tenían el mismo gusto por la lectura de ciencia ficción, la comida, entre otras. Ella tenía que esforzarse un poco para lograr que Javier le diga lo que ella quería saber, todo lo contrario era con Enrique quien ya había dicho todo sobre él en un dos por tres; además Javier le inspiraba más confianza a Jessica, que Enrique.
Otro punto en contra para Enrique fue que era un chico chimenea y tomaba trago corto hasta decir basta, a él le parecía divertido “afanar” a Jessica, haciendo invitaciones futuras, planes, a lo que ella respondía con un puede ser. Mientras que con Javier ella reía, se divertía y la pasaba muy bien; lo encontraba interesante, y tenía mucho por descubrir detrás de esa sonrisa encantadora y esos ojos misteriosos color miel.
miércoles, octubre 28 |

LAS 10 COSAS QUE ELLOS ODIAN DE NOSOTRAS

Ellos no se quedaron callados. Tienen algo que decirnos… ¿será un reclamo?... Así como nosotras odiamos algunas actitudes de ellos, pues los muchachos no están de acuerdo con algunas actitudes nuestras.
Los chicos desde lo más hondo de su hígado… de su corazón quise decir… hacen su descargo al artículo que escribí sobre lo que las mujeres odiamos de ellos.
He aquí lo más resaltante luego de largas conversaciones con algunos amigos, algunos cercanos otros ni tanto.

1. “Controlan demasiado, por las puras se enojan, (resulta que ahora no existen motivos por los cuales enojarnos) crean toda una historia en su cabeza. Por ejemplo en una reunión con unos amigos, ella llama y pregunta: ¿Dónde estás?... ¿Qué estás haciendo?... ¿Con quiénes estás?, entonces le digo que en casa de un pata, reunido con algunos amigos; entonces ella dice: ¿Por qué no me dijiste nada?, le digo que salió del momento, no fue nada planificado; ella dice: ¿Por eso no viniste a verme?, le digo que no habíamos quedado, además era tarde; ella contesta ¿o sea preferiste salir solo?, le digo que no se trata de eso, mejor mañana conversamos, ella dice: ¿no escucho bulla? ¿Se supone que estás con tus amigos? ¿Por qué no escucho absolutamente nada?, le digo que estoy en el pasadizo para evitar que mis patas jodan, ella dice: ¿ahora te jodo la vida? Perfecto, sigue entretenido con tus patas, chau”.


2. “A veces nos demoramos un poco, ya sea por el tráfico o algo se nos presentó, y se ponen en un plan: ¡me salen raíces!, ¡crees que tengo todo el tiempo del mundo!, y no nos dejan explicar el motivo de nuestra tardanza”

3. “No aguantan una pequeña e inocente broma. La semana pasada mi flaca me regaló algo como un mantelito que había bordado y como estaba bacán le dije que podía usarlo como individual; ¡para qué le dije eso!, me dijo que nunca más me regalaría algo ya que lo podría usar como secador de platos”

4. “Está en el MSN y no me hace caso; me dice que me conecte pero está en el estado de no disponible, le hablo y no me contesta”

5. “Odio cuando cancela los planes que habíamos hecho”

6. “Sus cambios anímicos me sacan de quicio. Pueden estar alegres y cariñosas, pero de repente están calladas, meditabundas, serias. Le pregunto ¿qué te pasa?, y ella dice que nada, que no le pasa nada. Por arte de magia no va a cambiar su estado de ánimo. ¡Pucha! Si tiene problemas, no tiene porque desquitarse con uno, además no somos adivinos para saber que le sucede. Podríamos conversar y juntos buscar alguna solución. Lo mejor que puedo hacer es dejarla en su casa”.

7. “A nadie le gusta ser comparado y mucho menos si es con el ex de la flaca con la que estás. Hace un par de meses tuvimos una discusión con mi enamorada, lo que sucedió fue que salí con unos patas a tomar unos tragos y no le dije nada porque sabía que se molestaría. Una amiga de ella le dijo que me vio y se armó el lío.
- Sólo estuve rato y fueron un par de tragos nada más
- (Ella exagerada como siempre) ¡Siempre sales con tus patas del alma! ¡Donde está Carlos y Daniel es trago seguro!. Según tú estuvieron un rato. ¿Solos? ¡Ese milagro que no fueron las amiguitas de Daniel!
- Ya te dije que estuvimos los tres, y aquella vez las encontramos de casualidad; ya te expliqué eso.
- ¿Por qué apagaste el celular?
- No lo apagué, sino que no había señal
- No había señal… si claro.
- ¿Por qué no me crees?
- ¡Por qué siempre es lo mismo!. ¡Me tienes harta! Si Daniel asciende de puesto es chupa segura, si Daniel se compra un pantalón también es trago. ¡Todo lo ven chela!. Renato (su ex)…
- ¡Qué! Renato ¿qué?
- Olvídalo…
- ¿Qué ibas a decir?
- ¡Con Renato nunca tuve estos problemas!...
Y la discusión continua…”

8. “Cuando nos confunden de nombre con el nombre del ex, es la gota que derrama el vaso”.

9. “Siempre tenemos que adivinar lo que quieren y si no lo hacemos se enojan. Por ejemplo cuando mi flaca estuvo en casa de sus viejos fuera de la ciudad, yo la fui a visitar; estuvimos conversando de lo más chévere. Me llamaron mis primos para preguntarme si estaba libre más tarde y les dije que los llamaba. Las horas pasaban y me dije a mi mismo capaz estaba siendo imprudente y los viejos de mi flaca se podían enojar, entonces me despedí. Al día siguiente mi enamorada estaba enojada porque me había ido; ella quería que me quede, pero yo no sabía, no me decía nada”.

10. “A nadie le gusta que revisen el celular, ya sea por las llamadas hechas y recibidas o por los mensajes.

Estos son algunas de las cosas que los chicos no soportan de nosotras. La desconfianza y el control excesivo por parte de las chicas “obligan” al muchacho a ocultarle en repetidas ocasiones sus salidas que según ellos son inocentes.
martes, octubre 20 |

LAS 10 COSAS QUE MÁS ODIAMOS (DE ELLOS)

Cuando una está en una relación siempre hay problemas, discusiones, malos entendidos que muchas veces se resuelven conversando y otros los resuelven de otra manera… Pero el punto aquí es que hay actitudes que no nos gustan de nuestra pareja. Algunas piensan que cambiarán ese “mal hábito” y lo dejan pasar y pasar; pero hay un límite y he aquí la chispa que inicia el incendio que muchas veces destruye todo lo construido.

Conversando con algunas amigas sobre el tema me comentaron las cosas que más odian de sus “flaquitos”, y lo que ha desencadenado en muchas ocasiones discusiones muy fuertes y en otras un pequeño enojo. Aquí citaré las actitudes negativas que detestamos:

EL SEDIENTO
“Detesto cuando toma demasiado con sus amigos y más aún cuando está borracho, hasta sus patas y me timbra a media noche… Y para variar al día siguiente está con un tufazo que se siente a una cuadra de distancia. Su pretexto es que fue cumple de su pataza y no podía faltar”

EL CHICO INCOMUNICADO
“Apaga el celular un sábado por la noche y según él se acabó la batería o lo dejo tirado y nunca vio mis llamadas perdidas. Más aun… dice que no le llegaron los mensajes que le envié. Pero cuando estábamos en afanes siempre tenía el celular a la mano y bastaba que le timbre para que saque crédito de donde sea y me llame”

EL AMIGO DE TODAS
“No paso para nada que sea amigo de su ex y esto me genera muchas discusiones porque a veces la defiende… dice que son amigos que no pasa nada… pero ¿por qué diablos tiene que ir al tono que la flaca organizará por su cumple?... creo que es suficiente que la llame para saludarla”
“No tolero que esté risitas por aquí por allá con sus amiguitas… que un empujoncito… abracitos. Si tanto se divierte con ellas… que se quede con ellas”

EL OCUPADO
“Me pone de pésimo humor cuando me dice que no podrá salir conmigo porque tiene algún trabajo; pero resulta que por arte de magia el trabajo se canceló y por coincidencias de la vida se encontró a sus amigos en la calle y se fue con ellos solo Dios sabe donde”

EL ANTISOCIAL
“Cuando reviso su celular no tiene ningún mensaje recibido… ni siquiera enviados. ¿Chico antisocial, no creo no?”

EL IMPUNTUAL
“Me estresa este muchacho… dice que irá a recogerme a la universidad a una hora determinada pero llega tarde y no avisa… cero llamadas, cero mensajes. Me salen raíces y el “niñito” no llega…”

EL CELOSO
“Me arma un teatro cuando me ve conversando con algún amigo. Hace tremendo chongo por gusto. ¡Como si una no pudiera tener amigos!”
“Llama y llama para saber dónde estoy, con quien y que estoy haciendo”.

EL DESMEMORIADO
“Se olvida las fechas importantes, el aniversario… esto si que no lo tolero…

EL CRITICÓN
“Ahora critica el escote de mi blusa; pero cuando estábamos en afanes y nos íbamos a la discoteca me decía lo linda que me veía”

EL DISTRAÍDO
“Me saca de quicio cuando estamos conversando y de pronto se entretiene en la computadora y soy yo la única que habla”

Estos son algunos de los incontables motivos por los que nos sulfuramos, ponemos el grito en el cielo, nos volvemos histéricas, tiramos el teléfono, cerramos la puerta en la cara, terminamos, etc. etc.
En mi humilde opinión, creo que ese necesario conversar sobre lo que no nos gusta con nuestra pareja para evitar futuras bombas en la relación y malos entendidos; porque guerra avisada, no mata gente.
lunes, octubre 19 |

MI ENAMORADA: MI PEOR PESADILLA PARTE II

Llegamos a su casa y nos sentamos, nuevamente el celular, pero esta vez Diego tomó otra actitud; contestaba el celular pero lo ponía en el mueble, tomaba un par de tragos y nuevamente agarraba el celular y decía: “mi amor… por favor… ya me está doliendo la cabeza”, y la chica enojada colgaba.
- Tu actitud me saca de onda – dije -
- ¿Por qué lo dices? – dijo asombrado Diego –
- Porque mis amigas son capaces de cancelar cualquier plan con nosotras si sus enamorados se ponen caprichosos y no quieren que se reúnan con nosotras. Veo que en tu caso es distinto, tú le das preferencia a la amistad - dije –
- ¡Claro!... así debe ser, la amistad es para siempre. Además lo que está haciendo Patty no está bien y debe entender.
Después de media hora cuando todo parecía estar tranquilo y por fin la chica se había dado por vencida, el celular nuevamente dio señales de vida, pero está vez ella dejaba correr el tiempo en el celular. Él decía: “gorda… contesta… ¿por qué no hablas?”, este berrinche me causaba mucha gracia, parecía una niña a quien no le compraron su muñeca preferida.
Conozco a chicas celosas, locas, insistentes, pero nunca fui testigo de un caso como este. La llamada silenciosa se repitió por un par de veces hasta que finalmente Diego apagó el celular.

Mi curiosidad sobre la edad de la chica era muy grande, así que decidí preguntar.
- Diego… ¿qué edad tiene tu flaca?
- ¿Cuántos crees? – respondió –
- Quince… supongo – dije –
- (Se mató de risa) Sí – contestó –
- No es cierto… tiene tu edad – dijo Ricardo señalándome –
- ¡Oye!... que atorrante eres – dijo riéndose Diego –
- ¡Aja! Así que 22 años y se comporta como una niña engreída… ¿es hija única? – dije –
- No, ella tiene hermanos – respondió Diego –
- Posiblemente sea así por relaciones anteriores – dije –
- No creo. Pero te cuento una experiencia. En clase apago el celular porque no quiero que nadie me interrumpa pero Patty al no poder comunicarse conmigo llama a mi compañera para saber si estoy en el salón; cuando sabe que estoy en clase se queda más tranquila – dijo Diego-
- Y cuando no encuentra a Diego en su casa va a la mía para saber si está conmigo, y si no lo encuentra me interroga sobre su paradero – intervino Ricardo -.

Para soportar toda esta situación durante un año, y otros por más tiempo, hay que estar bien clavado con alguien de lo contrario hace rato hubiera mandado a “la gordita” bien lejos.
Siempre es bueno checar donde está nuestro flaquito pero tampoco somos el FBI. Sólo faltaría usar esposas, pero uno vive como quiere vivir y es decisión propia si se quiere continuar con este tipo de relación.
Hay mucho O2… ¿por qué asfixiarse con tanto CO2?
miércoles, octubre 14 |

MI ENAMORADA: MI PEOR PESADILLA PARTE I

Hace algún tiempo escribí sobre las chicas cuyos enamorados las tienen como aves encerradas en una jaula, obviamente critiqué esa actitud machista. Pero hace algunos días me encontré con un caso que me descuadró.
Muchas chicas ponen el grito en el cielo cuando su enamorado sale con sus patas, en su mente está la frase: “borrachera segura” o basta que ellos digan el nombre de su mejor amiga: “mi amor, hoy en la noche vendrá Ricardo”; para ella RICARDO = TRAGO + RAJE SOBRE ELLA + LAVADO DE CEREBRO. Algunas chicas se enojaran y apagarán el celular pero esa noche conocí el perfil de la enamorada acosadora. Aquella chica que no puede estar ni un minuto lejos de “su bomboncito”, “su flaquito”, “su cuchicuchi”; pero no se dan cuenta lo asfixiantes que son; llenan con demasiado CO2 el espacio de su chico a quien no lo dejan respirar aire puro. Chicas inseguras, celosas, engreídas y según ellas 100% enamoradas, ¿y por eso los pobres muchachos tienen que soportar las llamadas y mensajes a cada movimiento del segundero?.

No acostumbro darles la razón a los habitantes de Marte pero el caso que les contaré me conmovió por lo tanto decidí escribir al respecto.
La semana pasada me reuní dos amigos: Ricardo y Diego aprovechando el feriado largo.
- Ahora ¿qué compramos? - preguntó Diego -
- No sé, puede ser un vodka - dijo Ricardo –
- Puede ser, es temprano aún, fácil encontramos – respondí –
Cogimos nuestras casacas y nos dirigimos a la puerta, en ese momento el celular de Diego sonó, él contestó… por el tono y el cambio de voz, era obvio que se trataba de una chica, para ser más específicos, era Patty, su flaca. “Mi amor… ya quedé con Ricardo… pero entiende… le voy a preguntar… espérame un toque gordita”, se acercó a Ricardo que estaba sentado en el sofá con cara de pocos amigos.
- Vamos a Mecano (discoteca) – dijo con una sonrisa de oreja a oreja y los ojos llenos de alegría, esperanzado en que la respuesta sería un ¡claro Diego, vamos!, pero toda la alegría se desvaneció como cuando un niño le pide propina a su viejo y este le responde con un NO rotundo - .
- ¡No jodas Diego! – respondió Ricardo –
Cabizbajo, Diego caminó por el pasadizo diciendo: “gorda… Ricardo no quiere… pero entiende… tú ya habías quedado con tus amigos y yo con Ricardo… no lo voy a botar de mi casa, no estaría bien”

En mi inocencia pensé que estábamos incomodando y que posiblemente esta situación provocaría una discusión muy fuerte entre ellos, pero hasta ese momento no sabía el por qué del no rotundo de Ricardo. Luego de unos minutos Diego colgó el celular y salimos con dirección a la bodega más cercana.
- Buenas noches señor, ¿tiene vodka? – preguntó Diego -
- No, sólo cerveza – respondió el tío de la bodega –
Continuamos caminando, prácticamente dimos la vuelta a la manzana y no encontramos rastro alguno de vodka, así que optamos por cerveza. Mientras preguntábamos precios, nuevamente el bendito celular sonó.
- “Gorda… ya te dije que no puedo… por favor entiende… ¡es que no puedo botar a Ricardo!... no me pongas en esta situación… ya hemos hablado temprano… ¿por qué no vienes a mi casa? – hizo una pausa - ¿vez?, te pongo opciones y no quieres”
Frente a mis llamativas interrogantes que adornaban mi cabeza, Diego me explicó la situación, aunque algo me adelantó Ricardo mientras él hablaba por celular.
- Te diré lo que sucede y quiero me des tu opinión - dijo Diego mientras encendía un cigarro, disculpándose antes, pero realmente estaba estresado -
- Claro… normal, cuéntame - respondí –
- Mi enamorada me dijo que saldría con sus amigos y por mí bacán, por mi parte le comenté que me reuniría con Ricardo y una amiga… algo tranqui… un par de chelitas, charlar un rato y luego jatear, ¡así habíamos quedado!, ahora me dice que quiere que vaya a la discoteca pero le digo que no puedo ¡y no entiende!... le doy la alternativa de que venga a mi casa y no quiere… ya no sé que hacer.
En ese momento el celular sonó de nuevo y el mismo guión… “gorda… entiende por favor… pero mi amor… ya habíamos quedado… pero no voy a despuntar a Ricardo… ya hemos hablado ¿cierto?... eso quiero que entiendas… ¡no es que no quiera ir, si no que no puedo!.
Mil veces le dijo que no podía ir pero la flaca no entendía español; no lograba escuchar la respuesta de Patty, pero supongo le diría: “!Claro!... ¡quédate con tu gran amigo Ricardo!... ¡aquí yo estoy pintada!. Chau”. Cien veces se habrán despedido y sin embargo parecía ser el inicio de la siguiente discusión.
Llegamos a su casa y nos sentamos, nuevamente el celular, pero esta vez Diego tomó otra actitud...
domingo, octubre 11 |

ARREPENTIMIENTOS

¿Qué es mejor? ¿Arrepentirse de lo que se hizo o de lo que no se hizo?. Quienes en algún momento de sus vidas se han arrepentido de algo sea cual sea la acción sabrán a lo que me refiero. Quedarse con la duda de algo que se pudo hacer y no se hizo por miedo a las consecuencias, será la cruz que llevaremos siempre y en nuestra cabeza tendremos la interrogante ¿qué hubiera pasado sí…? Será una pregunta sin respuesta.

El caso de una amiga quien estuvo con Alex, pero su relación duró muy poco, ella pensó que jamás regresaría con él, incluso su mamá le prohibió verlo, pero con el paso del tiempo ella se dio cuenta que Alex era el amor de su vida, además él estaba haciendo méritos para reconquistarla. Por su cabeza pasó la idea de regresar con él, pero habían muchos factores que le impedían reanudar su relación; el principal era el miedo, la desconfianza y el segundo motivo y no el menos importante era “el qué dirán”; su familia no lo quería ver ni en pintura, sus padres no aceptarían nuevamente al chico que le hizo derramar tantas lágrimas a su única hija. Había momentos en los que ella quería dejar atrás sus miedos y lanzarse al amor sin importar lo que digan sus padres. Pero algo la detenía ¿sería cobardía?; ella no enfrentaba a sus padres, siempre hizo lo que el resto quería solo por complacerlos ¿y ella? ¿Dónde quedaba?. Reprimía sus sentimientos y así continuaría aunque por momentos tenía la brillante idea de hacer lo que su corazón decía, sin embargo esta idea se veía opacada por lo que “supuestamente es lo correcto”, en otras palabras no incluía regresar con Alex.
No sé si mas adelante se arrepentirá el por qué no le hizo caso a los dictados de su corazón. Además nadie te quita lo vivido.

Arrepentirse de lo que se ha hecho también es otra opción; nadie es perfecto y todas las acciones que hagamos tienen consecuencias, a veces buenas, otras malas, pero esto nos sirve de experiencia porque es distinto vivir una experiencia a ser sólo testigo de esta o simple oyente. Aquí está el caso de Lorena a quien le gustaba Toño, él era un chico extrovertido, divertido y entre ambos existía una fuerte química. Una noche él la besó, ella le correspondió el beso; la amistad entre ambos no fue la misma porque ella estaba enamorada de Toño y pensó que las cosas no quedarían solo en esa noche. En un inició se arrepintió de haber cedido a los mensajes de su corazón, hacer el papel de tonta; pero de las acciones que realizamos sacamos alguna enseñanza y sí que le sirvió de experiencia para situaciones futuras, no dejarse guiar a ciegas por sus emociones, pensar muy bien antes de hacer las cosas, porque nunca más haría el papel de “chica inocente enamorada”. La próxima vez se arriesgará pero eso no significa que cruzará la pista con los ojos vendados.

Podremos patalear por los errores cometidos ya que por ellos hemos hasta llorado e incluso nos hemos arrepentido por nuestras acciones; pero son experiencias que nos servirán, además no somos perfectos y siempre nos encontraremos con piedras en nuestro camino, unas más grandes que otras, pero hay que arriesgarse y saltar los obstáculos. En mi opinión lo peor es arrepentirse de lo que hizo y de lo que no se hizo.
viernes, octubre 2 |

INSPIRACIÓN

Tres elementos: la luna, la canción “como eres” de OV7 y el más importante Tú, son la inspiración para decirte que contigo el tiempo no se ve venir, pasan las horas y los temas de conversación se convierten en hilos hilvanados que no tienen término, todo es divertido, risas, bromas, siempre me escuchas, en los momentos en los que me vi caer, me sentía tan sola, cuando no quería ver al resto, tú eras la única estrella que alumbraba mi vida, me dabas ese brillo que tanta falta le hacía a mi vida, contigo puedo ser yo misma, puedo ser la niña que busca acurrucarse entre tus brazos y la mujer que adoraría caminar a orilla de playa contigo de la mano un atardecer y esperar el anochecer para juntos fundirnos en un solo beso teniendo como testigo a la luna llena.

Sonríes y me transmites esa energía, esa vibra, esa seguridad y confianza que a veces creo que he perdido, contigo puedo quitarme esa coraza que me rodea para aparentar una dureza frente a los demás, contigo no tengo miedo, mi corazón es frágil como un cristal y no tengo miedo de ponerlo en tus manos porque sé que jamás lo soltarías, no me dejarías caer, podría caminar vendada porque no tropezaría.
¿Dime que hiciste para conseguir entrar en mi corazón?, creo que ni tu mismo sabes que estas dentro y que frente a esto que siento no puedo hacer algo para evitar mis sentimientos.

Eres todo lo que siempre soñé encontrar en mi príncipe, el chico lindo divertido con quien mis simplezas no son motivo de burla, cuando me siento al borde del abismo así como Rose en el barco de Titanic, apareces como Jake para rescatarme de todo el alboroto que muchas veces en mi cabeza me neutralizan y me impiden sonreír y ver la vida de colores, contigo veo las cosas distintas, cada palabra de aliento aunque no lo creas me ayuda demasiado en esta soledad que a veces se apodera de mi vida, eres el Tuxedo Mask de Sailor Moon que la rescata cuando cree que sus fuerzas se acabaron, cuando se siente vencida.

En melodía para mi corazón, verso para mis poemas, inspiración de estas líneas, te convertiste. Quisiera ser el motivo de cada suspiro, de cada canción que interpretas cuando tocas guitarra, de cada pensamiento cuando miras el horizonte y te quedas en silencio.
Quisiera que descifraras lo que mis ojos dicen cuando te veo, que entendieras porque no puedo abrazarte ya que sentirías el latir acelerado de mi corazón, quisiera decirte te quiero como un susurro para que sólo tu lo escuches; desearía que esta noche esté en tus sueños como tu lo has estado en los míos.
jueves, octubre 1 |

LAS MUJERES SON DE VENUS Y LOS HOMBRES DE MARTE

¿Hablamos en otro idioma o ustedes no captan el mensaje?... ¿Acaso siempre nos descifran como el protagonista del Código Da Vinci descifra el papiro?. La verdad es que no lo sé, pero algunas respuestas las encontraremos en el libro “Las mujeres son de Venus y los hombres de Marte”. A pedido de una amiga escribí este artículo.

No somos malas ni buenas actrices, así que pintamos, le damos color a nuestras respuestas, esperando nuestro mensaje sea entendido; por ejemplo Daniel invita a Melissa al cine, pero ella no quiere ir, así que para no dañar susceptibilidades porque es su pata pero es algo espesito y no quiere dar un no rotundo; responde dando prórrogas a la salida: “yo te aviso porque estoy muy ocupada estos días”… aquí va otro caso, Miguel “el afanador” (esos que creen ser profesionales pero sólo son gatitos que juegan a ser tigres) que imaginó tendría una oportunidad con Jessica, la chica más aplicada de la clase. Él le dijo: “No conversamos mucho en clase, ¿por qué no salimos uno de estos días?”, ella contestó: “tengo clases de inglés así que me es un poco difícil, pero uno de estos días quedamos” (en el momento que se retiraba, Miguel insiste); ¿pero un fin de semana podría ser, te voy a ver a tu casa y salimos al cine?... ella respondió… ¿este fin de semana? No puedo porque quedé con unas amigas en ir de compras (pero hay chicos que no entienden), él insistente afanador continuó… ¿pero podemos ir a bailar en la noche?... ella cansada del interrogatorio para una invitación que nunca se haría efectiva, jugó su última carta… es así que contestó… no me gusta bailar y te soy sincera… las películas que están en cartela no me gustan… te llamo y quedamos mejor.
Si Jessica quisiera salir con Miguel su respuesta a la invitación al cine sería: “no puedo este fin de semana, pero que te parece si vamos la semana que viene para el estreno de Luna Nueva”.

Otro ejemplo; Diana conversa con Javier, el chico que le gusta, él siempre entra al MSN y conversan todos los días, pero durante la última semana él no se ha conectado, ella se preguntaba por qué no lo encontraba en línea; de repente la ventanita que decía Javier, comenzó a parpadear, ella escribió: “!te has perdido!, dejaste el vicio ¡que milagro! ¿en qué estarás? ¿Estudiando? Jajaja”, de manera graciosa pero con un objetivo específico, saber por qué no daba señales de vida. No le preguntaría directamente: ¿por qué no te has conectado al MSN?, porque daría a entender que ella ha estado pendiente y eso es lo que menos quiere.

Aquí va otro caso, Karen y Renato son enamorados. Cuando ella quiere algo no se lo dice directamente con todas sus letras, pero sutilmente lo da a entender, y si él es listo captará el mensaje. Pasaban por una dulcería y ella dice: “!Qué rica torta de chocolate!”, en otras palabras… Renato, quiero comer torta de chocolate. Los mismos protagonistas en otro escenario, ambos conversando en la universidad, Karen dice: ha llegado el play land park, dicen que hay nuevos juegos, a mi me encanta el “Zipper“, en otras palabras: quiero ir a los juegos contigo.

Recuerdo la película protagonizada por Willy Smith, “Hitch”, el doctor seducción, que sabía todas las técnicas para conquistar a una chica. Quienes han visto la escena de la ejecutiva rubia y el gordito simpático cuando ella mueve las llaves en la puerta de su casa; eso significaba que no quería entrar aún a su casa. Está en lo cierto, aunque algunas no movamos el manojo de llaves, damos otras señales como conversar lo buena que estuvo la película, y tratar de hilvanar temas de conversación, otra sería nuestra actitud si hubiéramos salido con alguien por no quedar mal, pero que no nos interesa en lo más mínimo… “mi mamá debe estar enojada, nos vemos, bye… te cuidas”, o sino “¡qué fío hace!, gracias por la invitación, nos vemos, bye”.

Dicen que somos vanidosas por naturaleza y creo que están en lo cierto, muchas de nosotras nos hemos arreglado esperando recibir un halago, claro que somos “honestas y humildes” al decir: “me cambié lo más rápido que pude… creo que no me queda bien esta prenda… este corte de cabello fue experimental”… claro que deseamos escuchar: ¡estás fabulosa… ese corte te pelo te queda perfecto… estás preciosa”… pero obviamente no lo vamos a decir.

También están nuestras opiniones sarcásticas cuando estamos celosas, aquí va el caso de Andrea y Manuel, él conversaba alegremente con una amiga del salón y se estaban riendo… Andrea vio que ambos la pasaban muy bien, así que de lejos esperó que termine su entretenida charla, cuando Manuel se acercó para saludarla ella contestó: “mucho ji ji ji por aquí por allá, le caes muy bien… chico sociable, no debería extrañarme… te dejo mejor para que continúes hablando con tu gran amiga”, él preguntó ¿estás enojada?... ella contestó… ¿enojada?... ¿parece que estoy enojada?... no mi amor… como crees…

Estos son algunos ejemplos de pequeñas indirectas que damos pero que muchas veces no son captadas, creo que por eso muchos dicen que no nos entienden, mejor deberían decir: “somos muy lentos para entender lo que realmente quieren decir”.



sábado, septiembre 19 |

AMOR PROHIBIDO

Decisiones que debo tomar cuanto antes porque de ello dependen muchas cosas, no sé como actuar, me siento entre la espada y la pared; cada día que transcurre siento que la distancia entre estos dos elementos se reduce y no sé como detenerlo. Estaba estable, mi corazón se encontraba tranquilo y no me agobiaban los recuerdos que en su momento fueron pesadillas, en aquellos días grises donde la luz del sol se veía lejana.

Una no escoge de quien enamorarse, obviamente es todo un proceso que creo ha comenzado a desarrollarse; es como si hubiera hecho clic en la carpeta que dice: PROGRAMA AMOR, aún está cargando ya que el programa es pesado. No sé si cancelar la aplicación o éste se cancelará solo porque no tengo los programas complementarios que éste necesita para activarse. Mientras el buffering continúa avanzando y no hay nada que lo detenga, tengo que escoger la mejor opción y tomar una decisión pero siento que las agujas del reloj avanzan muy rápido y me es imposible concentrarme con cada golpe del segundero haciendo eco en mi cabeza.

“Lo prohibido es siempre una tentación” decía una amiga y recién hoy he podido comprobarlo. Una no puede opinar de algo que no ha vivido en carne propia y mucho menos dar consejos o sugerencias que cree sobre algo; por ejemplo si algún familiar muere, alguien que nunca ha perdido a un ser querido no podría imaginar la magnitud del dolor de la persona. Quien nunca se ha enamorado de alguien prohibido, no podría siquiera aproximarse a las sensaciones y emociones que invaden en ese momento a las personas que se encuentran en el frenesí de probar el fruto prohibido.

El miedo a ser descubiertos, pero a la vez el deseo de querer hacer lo que para el resto no es correcto se convierten en un afrodisíaco que incita a olvidarse por unos minutos en el qué dirán y dar riendas suelta a nuestros deseos, aunque como dice la frase: “después del gusto viene el disgusto”, posiblemente nos arrepintamos y a la vez no, es algo difícil de explicar, lo subjetivo no tiene un significado explícito, son los hechos los que le dan la forma y el fondo.

Hacer lo correcto no siempre es lo que quisiéramos hacer, y muchas veces estamos rodeados de tentaciones , unas más fáciles de vencer, pero otras son casi imposibles; es como si alguien que estuvo en centro de rehabilitación para dejar el alcohol probara un sorbo de licor, basta sólo un poco para no detenerse hasta saciarse.
A veces sentimos que las miradas caen en uno y que somos juzgados por el resto, ¿pero quién es el resto para decir si lo que hacemos está bien o mal?
jueves, septiembre 17 |

AMIGOS CON DERECHO A ROCE

Los amigos con derechos o también llamados amigos cariñosos, una breve definición aunque ya la gran mayoría sabe a lo que me refiero… son aquellos “amigos” quienes pueden tratarse como “enamorados”… aquí se incluyen los besos, las llamaditas, los mensajitos, los flirteos, y los revolcones, claro está que las cosas quedan ahí… no existe reclamo alguno luego de probar el producto, porque es una cuestión informal.
Me pregunto ¿por qué mantener este tipo de relación esporádica si es obvio que entre ambos existe una fuerte atracción?. Déjame masticarlo… ¿atracción física?... me faltó agregar eso… Desglosaré los elementos: ambos son amigos, se conocen, la pasan bacán, se cuentan sus secretos; sin embargo STOP, CERO COMPROMISOS.

Pero ¿qué sucede cuando uno de los dos tiene enamorado (a)?. Aquí cambia la situación, recurren al amigo cariñoso cuando discuten con la pareja (obviamente que no todos, que quede claro), cuando se sienten solos, porque necesitan a alguien que los escuche, que sea su paño de lágrimas, su pedazo de chocolate para la depresión, su levanta ánimos, y luego que han sido escuchados mientras toman un par de chelitas (qué digo un par), ¿se imaginan que viene después?... Al día siguiente reconfortado, aquí nada pasó… pero GRACIAS, ayer la pasé maravilloso, sé que puedo recurrir a ti siempre. ¿Cómo no va a ser?... si todo queda entre cuatro paredes. Aquí les cuento el caso de un amigo al que llamaré Luis quien mantenía una relación de un año con su flaca, Daniela, “la sargento”, y ¿por qué este sobrenombre? Ya se imaginarán, la enamorada celosa que no deja ni un minuto solo a su “amorcito” y sospecha de todas sus amigas menos de quien debería. Resulta que este muchacho tuvo problemas con Daniela, ambos discutían y él se sentía muy mal, claro está que quería ser escuchado, y que mejor que una “amiguita” con quien había fortalecido su amistad (qué casualidad que se hicieron amigazos en los días en los que estaba de mal en peor con su flaca). Conversaban, ella lo aconsejaba, lo escuchaba y obviamente consolaba al pobre e indefenso chico que se sentía tan susceptible y estaba propenso a reaccionar a cualquier muestra de afecto que no provenga de su señorita enamorada. Tantas tardes de conversación se convirtieron en otra cosa; Luis tenía su amiguita cariñosa, claro está que no pensaba terminar con Daniela, de ninguna manera, el “la amaba” ¿me pregunto qué tipo de amor es ese?... en fin… pero cuando la situación de ambos mejoró, Luis y su amiguita continuaron su relación amical así que borrón y cuenta nueva.

También están los “clavos que sacan al otro clavo”, pero al costado. Recuerdo el caso de un amigo, quien había mantenido una relación de varios años, pero terminó en malos términos con su flaca. La típica, las primeras semanas full resacas luego de fin de semanas que no perdonan. Después de largas noches de insomnio, es momento de estabilizarse y siempre la oferta del amigo (a) cariñoso (a) está a la orden del día, y claro que la aprovechó, no digo que sea lo correcto pero son situaciones que se presentan. Carlos estuvo dos años con Melissa, el que decía: “enamorarme… jamás”… pero cuando llega la hora de la sentencia llega.
Por terceros (Melissa se enamoró de otro y lo dejó) ella cortó con Carlos, él se sintió terrible, hizo hasta lo imposible por recuperarla pero ella ya estaba lejos de su alcance para ese entonces, así que tenía que quitársela de la cabeza y del corazón. Noches de juerga sin consideración al hígado ni al estómago, resacas insoportables que lo dejaban postrado en la cama y aún más deprimido; pero tenía que salir de ese cuadro y quien más que él para darse ánimos. Decidió “volver a la cancha” así textualmente lo dijo. Reuniones con los amigos, salía con amigas y la pasaba bacán, pero hubo una en especial con quien tuvo cierta química o como diría Tula “un clik”… primero estuvieron en el plan de amiguitos cariñosos, pero en la cabeza de Carlos divagaba la idea de: “la flaca es chévere, es bonita y la pasamos genial, podría darme una oportunidad con ella”. Él planteó está alternativa para hacer algo formal lo que ya habían comenzado, pero la flaca prefirió que las cosas quedaran como estaban porque aún no olvidaba a su ex que estaba en el extranjero y Carlos sólo quería comenzar una relación para olvidarse de su ex; pero ambos no sentían algo mas fuerte como para iniciar una relación sobre bases sólidas.

Existe otro caso, aquí citaré el ejemplo de una amiga, Sofía, quien hace algunos meses había terminado con su “corazoncito, su gordito” porque se sentía asfixiada y necesitaba su espacio y que mejor que disfrutar de la soltería conociendo gente nueva. En una reunión familiar conoció a Sebastián, él era el hijo de un colega de la chamba de su viejo, el pata estaba 10 puntos, y no tenía enamorada; además parecía buena gente; así que la curiosidad de conocerla la llevó a más, luego de un par de meses ambos se llevaban muy bien, salían juntos a las fiestas, él la recogía a la salida de la universidad, se quedaban chateando hasta tarde en el MSN, también los mensajitos: “cuídate, hablamos mañana” estaban a la orden del día, tarde y noche.
Las amigas de Sofía querían saber que tan lejos llegarían porque por el camino que estaba tomando toda esa relación de amigos parecía una futura relación de enamorados, además había una química y era innegable las miraditas que se mandaban cuando estaban juntos en grupo o sólo los dos. Pero hay cosas que no tienen lógica y digo esto porque todo comenzó como un juego inocente (aunque no tan inocente) de un chico y una chica que se gustaban, pero que ambos se sentían bien al estar en el plan de amigos cariñosos, ¿por qué no formalizar? Le pregunté a Sofía y me respondió, así la pasamos bien, ninguno de los dos quiere que se joda lo que hay, ¿pero no están jodiendo la amistad?, ella respondió no, porque nos seguimos tratando igual, nada entre nosotros ha cambiado, existe un gusto, una atracción pero no estoy enamorada como para dar otro paso.

Luego de unos largos meses, Sofía viajó por motivos de trabajo y Sebastián hizo lo mismo semanas después; aún así ambos se comunicaban por MSN pero ya no era lo mismo, no había ese contacto físico, y la relación informal se enfrió; sin embargo años más tardes por coincidencias del destino, ambos se encontraron en una discoteca, cada uno con su grupo, así que sólo bailaron un par de canciones y Sebastián quedó en visitarla al día siguiente para conversar. Ambos se “pusieron al día” claro está de lo último que les había sucedido, las relaciones frustradas que ambos habían tenido, Sofía con un tipo del trabajo que resultó ser un “don Juan” y con la carita de yo no fui, jamás se lo imaginó; y Sebastián estuvo con una chica pero “amor de lejos”, como tuvo broncas en su trabajo ya no podía viajar a verla y ella se puso histérica, así que mejor dejar las cosas como estaban. Los dos conversaron como viejos amigos, entre ambos no se hizo efectivo “un clavo saca otro clavo”, al parecer la “rara amistad” que había entre los dos se mantuvo a pesar del tiempo, ya no como amigos cariñosos del pasado sino como “amigos, simplemente amigos”.

Estos son algunos casos, de los “amiguitos cariñosos” donde la amistad adquiere otro significado y el amor está muy lejos de ser la esencia en ese tipo de relaciones que solo quedan en momentos agradables que se recordarán pero que se verán opacados cuando en verdad llegue la persona de quien estemos enamorados (as).
miércoles, septiembre 9 |

CORREO FANTASMA

Los correos que muchas de nosotras nos creamos con el fin de espiar a nuestros enamorados o ex; no es una manera honrada de enterarnos de las cosas, pero sí que resulta efectivo. Tampoco lo recomiendo para quienes nunca han usado los correos fantasma porque tiene sus ventajas y desventajas. Punto negativo, si se está en una relación esto significa desconfianza; punto positivo, si se está en una relación y el correo fantasma nos provee de información útil como: si es fiel, si no flirtean con otras nuestros queridísimos príncipes.

Si el chico tiene antecedentes, un historial con malas referencias de su pasado; este método de los correos fantasma es usado, y lo digo porque conocí un caso de una amiga quien siempre me decía que no confiaba en él y yo le respondía que termine porque de qué vale estar con alguien en quien no se confía; pero hay cada terca y para mantenerlo vigilado se creó un correo en la cuenta de Hotmail con el nombre de Patty y buscó una foto de alguna chica simpática en el Google; a esto le agrego que tenía el multimsn, lo que permitía abrir la cuenta de la firme y la cuenta de la “chica de la vida alegre” por no emplear otro término.
Dos personalidades: la angelita y la diablita. La Diablita trataba de seducir al susodicho pero él… firme en que tenía enamorada y no le interesaba otra flaca… “Pero podemos salir un día a la disco… ¿o tu enamorada se pone celosa?... decía ella… él respondía: “No se trata de eso, simplemente que no quiero malos entendidos… pero podemos ser amigos”. Esta era una señal que la respetaba… pero ella quería saber que tanto la quería… definitivamente era jugar con fuego… La diablita empleó otra técnica como: “Te conozco… ¿tú estudias administración… cierto?... el respondió… ¿y tú como sabes?... ¿estudias en la U?... ella dijo… estoy mas cerca de lo que te imaginas… él intrigado respondió… ¿cerca?... ¿qué tan cerca?... ella contestó… ¿qué tan cerca quieres que esté de ti?... él respondió… se pone interesante la conversación, pues… pueda que te conozca… pero dame referencias… veo la foto pero no te ubico… ella respondió… no estudio la misma carrera que tú pero una amiga sí y por eso te manyo… él mucho más animado… ¿qué amiga? ¿cómo se llama?... ella respondió… se dice el pecado pero no el pecador… él continuó… pucha flaca me intrigas… ¿qué te parece si mañana saliendo de clase te veo?... ella respondió… ¿y tu enamorada?... él contestó… ella en clase, además eres una amiga… no tiene nada de malo… ella contestó… ¿pero le vas a contar que saliste conmigo?... él respondió… es algo celosa y va a malinterpretar las cosas, mejor que quede aquí…
Por otro lado… la angelita bombardeaba de preguntas a su príncipe esperando que no la desatienda… al inició respondía a todas sus preguntas pero luego cuando la conversación se puso interesante con la diablita no le contestaba inmediatamente, lo que desató una indignación: ¡Este imbécil que fácil cae!... y yo le decía pero tú misma querías saber hasta que grado es fiel, así que no te pongas histérica que tú te lo buscaste.

Así como nos enteramos de este tipo de cosas que no son nada agradables, por otro lado, una amiga hizo algo similar. Estuvo a punto de crearse un correo, pero una amiga le propuso agregar a su ex a su correo ya que él no sabía de la existencia de esa chica. Mi amiga aceptó aunque un poco temerosa por lo que podría salir de esa conversación, quizás enterarse de cosas que no hubiera querido; era un arma de doble filo, pero se arriesgó. La chica se presentó, obviamente con nombres falsos para no levantar sospecha alguna. “Te conozco… tú tocas guitarra”… él respondió… así es, al ser una respuesta algo cortante, ella insistió… ¿podrías darme clases? ¿cuánto cobras?... y él contestó… treinta soles, pero solo en dos ocasiones he enseñado a tocar guitarra, en una si cobré y en la otra no… la chica contestó… ¿y por qué en la segunda ocasión no cobraste?... él respondió… es que era alguien especial… la chica insistente preguntó… ¿qué te parece el fin de semana? ¿pero podría pagarte de otra manera?... él chico preguntó… ¿cómo así?... ella contestó ¿vivo sola en un departamento? Podríamos tomar algo… no sé… y él esquivó tal oferta diciendo… no soy tan bueno tocando guitarra, sé lo básico… pero puedo recomendarte a un pata que si estaría encantado. Esta conversación fue enviada a mi amiga quien estaba en shock al leer todo lo que él decía. La chica insistía diciendo… ¿qué no te parezco atractiva?... y él contestó… estoy enamorado de alguien… cometí muchos errores y he tratado de solucionar las cosas, pero creo que ya la perdí, porque haga lo que haga ella no me va a perdonar… Mi amiga estaba con pañuelo en la laptop, luego de leer tales frases cortas pero con mucho valor… La conversación continuó y sabe que no fue la mejor manera de enterarse de la sinceridad de su ex pero sirvió de mucho para ella; porque reconsideraría muchas cosas y por el momento aunque sea la oportunidad de hablar con él.

No es una manera honesta pero proveen de información valiosa. Ya queda a criterio de cada una de ustedes si son sinceras con sus “príncipes” o si se dedican a espiarlos clandestinamente por la red. Es decisión de ustedes, cual escojan…
domingo, septiembre 6 |

LAS COMPARACIONES

Cuando comenzamos una relación, todo es maravilloso, la química es perfecta. Como dicen; los primeros meses son como disfrutar cuando un chocolate se deshace lentamente en el paladar, quedando por algunos minutos el exquisito sabor. Pero que sucede cuando comienzan las discusiones y notamos actitudes de nuestra pareja que nos desagradan, lo primero que hacemos es ¡mi ex no era así!... las comparaciones no se hacen esperar… claro que no lo decimos directamente pero en nuestro subconsciente se repite la frase: “él no hacía eso… él era diferente”… es obvio que era diferente porque cada persona tiene una personalidad definida que los diferencia del resto. Les pongo un ejemplo: Gina mantuvo una relación de tres años con Adrián, un chico no muy agraciado, pero era una excelente persona, un hijo modelo, todo un caballero, siempre abría la puerta del carro, la dejaba en la puerta de su casa, no tomaba en exceso y mucho menos era un chico chimenea; y que decir en los estudios, estaba en el tercio superior. Pero por cosas del destino… por cosas que una nunca llega a entender, la magia se acabó y la “llama del amor” como la catalogan algunos se apagó.

Luego de algunos meses, Gina se dio la oportunidad de comenzar una nueva relación con un chico que la deslumbró, era distinto a su ex… con él sentía que no caía en la rutina ni en la monotonía; su cuadriculada vida comenzó a cambiar. Sin embargo con el paso de las semanas notó actitudes que no toleraba; como por ejemplo que prometa llamar a una hora determinada y no lo hacía; ella esperaba una explicación, pero él sólo se disculpaba y ponía de pretexto el excesivo trabajo. Decía para ella misma: “Adrián nunca me dejaba esperando como idiota en el teléfono, siempre me avisaba si vendría a mi casa o no”. Otra de las cosas que la puso en alerta roja fue su gusto por el alcohol; no era quien se quedaba roncando en la mesa del bar, pero si se trataba de las fiestas era el del lema: “Chelas y fiesta son como pan y vino en la última cena, siempre juntas”. ¡Less points!. Gina continuaba haciendo las comparaciones: “Él nunca salía solo, y mucho menos tomaba como un descocido”.
Sigamos con la lista… Adrián era detallista, no esperaba que fuera el aniversario o cumpleaños de Gina para darle una carta o invitarla a una cena a la luz de las velas… ¡Qué romántico!... Con el nuevo enamorado no sucedía esto, salían de vez en cuando pero no era lo mismo… Habían días, en los que Gina quería tomar el celular y marcar el número de Adrián, no para ponerle los cuernos a su “galancito”… sólo quería conversar con la persona que significó mucho en su vida… no terminaron mal… quedaron como “amigos”… no los mejores amigos pero podían mantener una conversación civilizada, a comparación de amigas de Gina que no podían ni ver en pintura a sus ex.

Mientras Gina caminaba por el supermercado buscando algo para la cena, en la sección de postres encontró a Adrián, quien lucía como siempre; ambos se saludaron asombrados porque no esperaron encontrarse en el super. Adrián invitó un café a Gina y ambos conversaron. Ella le comentó sobre la situación en la que estaba y él le aconsejó que lo mejor era conversar con el chico, no debía guardarse todo porque en algún momento la bomba podía estallar.
Le agradó mucho conversar con Adrián, por un momento en la crisis de cólera quiso regresar con él, pero se dio cuenta que sólo lo veía como amigo y que lo mejor era que la relación amical continuara así. Ella hizo caso a los consejos de Adrián y habló con su enamorado y le dio un ultimátum porque no iba a tolerar ese comportamiento.

Creo que esas comparaciones surgen a raíz de un esquema sentimental en nuestra cabeza, esperamos que la persona con la que iniciamos una nueva relación tenga las mismas atenciones que el ex, pero no va a ser así; si la relación ha durado mucho tiempo, es más difícil desligarse de las viejas costumbres que teníamos con aquella persona. A mi parecer si hay cosas que no nos agradan de nuestra pareja debemos ser sinceras y decirles, se supone que existe confianza entre ambos y si el sentimiento que nos une es fuerte y verdadero entonces se superarán los obstáculos que se presenten en nuestro camino.
viernes, septiembre 4 |

AMISTAD Y AMOR

“No quiero perder su amistad, no quiero que se aleje, pero tampoco quiero que alimente la esperanza de que en el futuro podríamos ser más que amigos” Este es el dilema en el que están muchos chicos y chicas cuando su mejor amigo (a) siente algo más que una amistad, pero nosotros no… sólo los vemos como nuestros amigos del alma con quienes compartimos momentos muy lindos, pero no pasaríamos la línea fronteriza de la amistad y el amor; sin embargo está situación de no querer herir los sentimientos de alguien a quien consideramos muy especial e intentar mantener la posición clara de SOLO PUEDO SER TU AMIGO (A), nos lleva en algunos casos a distanciarnos, no es la mejor manera, porque si nos ponemos en los zapatos de la otra persona, ¿quién se sentiría bien si el chico (a) de quien estamos enamorados se aleja?... obviamente nadie… y más aún cuando recibimos esta respuesta: “Te quiero… pero como amigo (a)”.

Uno no se distancia porque le incomoden los sentimientos sinceros de su “amigazo (a)”, sino para evitar que algún comentario o acción pueda hacer sentir mal a la otra persona. Por ejemplo: Luis y Andrea eran mejores amigos, ambos se conocieron en el primer ciclo de la universidad, congeniaron rápidamente ya que eran muy parecidos; el mismo gusto musical, aspiraciones similares para el futuro, personalidades parecidas; pasaron los meses y sin querer se habían convertido en los mejores amigos; sin embargo Luis estaba enamorado de Andrea, pero tenía miedo de decirle lo que sentía ya que no quería perder su amistad; pero se arriesgó, ya que tenía en mente: “el que no arriesga no gana”… pero lamentablemente no siempre se gana y hay que saber perder. Andrea fue clara con Luis, ya que sólo podía ser su amiga, frente a esto, Luis se sintió terrible, ya no era el mismo de antes… no podía conversar como solía hacerlo con Andrea, y ella no podía contarle algunas cosas como “tal chico me gusta” para evitar hacerlo sentir mal; por eso se distanció… y no era por egoísmo…
Pero como me dijo un viejo amigo, las cosas no volverían a ser las mismas si uno de los dos mejores amigos está enamorado porque ya hay limitación de hablar de algunos temas. Siguiendo con la historia de Andrea… luego de unos meses, Luis viajó a otra ciudad por motivos familiares e hizo su traslado a otra universidad; ella se sentía triste porque la situación entre ambos nunca volvió a ser la misma; sin embargo aún se comunicaban por Internet, pero cuando ella comenzó una relación con un chico, la amistad entre ella y Luis se enfrió… y el por qué era obvio.

Algunos pensaran: “fue estúpido haber sido sincero y declararme”, otros, “nunca le importó nuestra amistad”. No es estúpido decir abiertamente lo que uno siente hacia otra persona, nadie tiene porque restringirse, pero toda acción tiene una consecuencia, en algunos casos positiva, en algunos negativos. En algún momento de nuestras vidas nos hemos encontrado en alguno de los casos: enamorados (a) de nuestro mejor amigo (a) o viceversa, en el dilema de qué hacer para que la amistad sea la misma sin que alguno de los dos salga dañado. El amigo que está enamorado (a) y no es correspondido se siente mal y su mejor amigo (a) también, porque como amigos se desea la felicidad de la otra persona ¿pero qué hacer cuando parte de esa felicidad es uno mismo?
domingo, agosto 30 |

EL AYER Y EL HOY

Todos recordamos al primer amor, el tiempo en el que sentíamos las maripositas cuando lo (a) veíamos pasar por nuestro delante, la sonrisa que nos derretía, todo a nuestro alrededor era perfecto cuando esa persona estaba junto a nosotros; aquel momento indescriptible donde las palabras van y vienen… se viven momentos mágicos los cuales a pesar de los años son imborrables. La sonrisa tímida y nerviosa en muchos casos delatadora, de los chiquillos que comienzan a sentir ese “algo” que no pueden explicarlo con palabras.

A mis 16 me miraba al espejo y decía: “hablamos de todo, nos reímos de cada sonsera, y el tiempo no se siente pasar cuando estamos juntos… ¿por qué me pregunto que estará haciendo?... ¿por qué no está en el msn?... ¿por qué pongo la cara de tarada cuando me acuerdo de su sonrisa?... ¿por qué quisiera estar siempre entre sus brazos al finalizar un abrazo?... ¿por qué cada beso de despedida es tan corto?.

Desempolvando mi bandeja de entrada encontré algunos mensajes y fotos de hace muchísimo tiempo atrás que ya había olvidado con todo el trajín diario, la universidad, los proyectos, los nuevos amigos y entre otras actividades que mantienen mi cabeza ocupada. Un flashback de recuerdos me dejó sonriendo por unos segundos mientras leía aquellos mensajes y veía fotografías que no recordaba haberme tomado… sacando la lengua, poniendo la uve en la cabeza del amigo del costado, todos sonriendo para la foto… y a mi lado el que me traía en las nubes. Aquellos momentos que me hicieron suspirar, reír, cantar, escribir versos algunas veces alegres y otros tristes; los conservo en mi corazón.

Años después lo veo, no ha cambiado mucho, sigue bromista, loco, alegre… y la química de los viejos amigos no ha cambiado; discusiones, verdades incómodas, distanciamientos fortalecieron más lo que de amor regresó al sólido estado de la amistad. ¿Qué has sido de tu vida?... ¿ya te casaste?... entre bromas estas preguntas volaban en el ambiente tan cómodo y conocido en el que me sentía. Ahora cada uno ha hecho su vida, tú al sur y yo al norte.

sábado, agosto 15 |

LO QUE DEBEMOS SABER

Algunos dirán que exagero o me tildarán como mis amigos: de la “loca cero calorías” pero no es sólo por motivos estéticos que uno debe preocuparse de su alimentación sino que es sumamente importante comer sano para tener una buena salud. Quien no ha comido un KFC o una pizza familiar un viernes o sábado por la noche cuando no hay fichas o la gente no está muy animada de salir a tonear a las discotecas más sonadas de la ciudad, que mejor que disfrutar de una película o una pequeña reunión en casa para ahorrarnos las entradas y el alto precio de las bebidas fuera de casa. Pero ¿alguien ha pensado la cantidad exorbitante de grasas transaturadas que ingerimos sólo en esa noche? Las respuestas serán: no, ¿para qué pensar en eso si la estamos pasando bacán?, esas cosas son huevadas, ya el lunes lo quemo en el gimnasio… he escuchado infinidad de veces este tipo de respuestas… donde la agredida he sido yo… “morirás de sana”…
Nuestro cuerpo necesita grasas, ya que nos aportan energía para realizar nuestras actividades diarias como estudiar, trabajar, correr, nadar, etc., pero necesitamos conocer el tipo de grasas que debemos consumir si queremos tener una vida prolongada y no padecer de enfermedades al corazón, articulaciones, sobrepeso, entre otros. Aquí les citaré algunos ejemplos de grasas trans: el riquísimo pan, el exquisito queque de cumpleaños, las golosinas, las papitas, mantequilla y que decir del aceite entre comillas llamado “vegetal” el cual debería ser llamado “hidrogenado”… está escrito en la etiqueta “cero colesterol”… pero si el aceite es vegetal no debería contener colesterol… tristemente el proceso por el que pasa desde que es recolectado como semilla hasta que se encuentra en nuestra cocina no es nada alentador; necesitan un disolvente para extraer el aceite llamado hexano o heptano (altamente tóxico ya que el disolvente son derivados del petróleo). El video muestra el proceso de extracción y refinación de aceites el cual está detallado en el libro: La gran revolución de las grasas por Sacha Barrio Healey, el cual les recomiendo.
Así como nos preocupamos por la ropa que usamos, que maquillaje nos favorece, o el nuevo corte de moda; también sería bueno preocuparse por lo que se ingiere. No se trata de una figura esbelta y de un estómago plano, sino de gozar de una buena salud.





domingo, agosto 9 |

UN AMOR PARA RECORDAR

Luego de seguir de cerca una historia de amor que se convirtió en una de terror como dice la canción "Eclipse total del amor", la protagonista me pidió que relate su historia, la escribí en primera persona, aquí va...
Todo estaba bien, pero llegaste tú… en el momento menos pensado, cuando solo miradas esquivas era lo único que había entre nosotros… jamás imaginé que lo que comenzaría como una amistad, y luego una historia de amor se convertiría en un cuento sin final o con un final que no deseo escuchar.
Muchas cosas decían de ti, las cuales no creí porque me mostrabas a alguien completamente distinto… no eras la persona que todos pintaban… eras el chico de la sonrisa pícara, de la mirada traviesa… no tenías miedo de lanzarte a la vida… siempre lograbas robarme una sonrisa a pesar que eras el único que me sacabas de mis casillas… nunca te vi triste… eras el chico rodeado de amigos, el alma de la fiesta, alguien fuerte… pero ¿Qué había detrás?... ocultabas las tristezas con la máscara de la alegría… no dejabas que el dolor de tu corazón se reflejara en lágrimas… tu voz nunca se quebró.
No olvidaré al loco que con su guitarra interpretaba melodías a mi corazón y cada acorde alimentaba la ilusión que crecía en él. No necesitaba un reloj cuando estaba contigo… adoraba ver caer la noche a tu lado aunque no hablemos, solo mirándonos a los ojos… aquellos que no mentían, era un jake mate en el ajedrez del amor. Tus brazos rodeaban mi cintura y los míos tu cuello en cada despedida que cada noche se hacía más larga.
Todo era tan perfecto que me asustaba… tenía miedo… era un presentimiento al que no puse atención. Pasaron tres meses y el encanto del cuento de hadas desapareció… ¿qué te pasó?... me lo pregunté sin encontrar respuesta… ¿quién era la persona que tenía en frente? Los pétalos de una rosa marchita yacían en un florero olvidado…
No podía esperar como Penélope esperó a Odiseo… por más amor que sienta, tu indiferencia y tu poco interés me hacían daño… quería que regrese el chico de quien me enamoré porque tenía delante mio a un extraño, alguien que no tomaba en cuenta mis sentimientos… que me hacía daño; pero para todo hay un límite… puse el punto final… Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde… lo comprobé… quieres volver a pintar mi mundo después que lo dejaste gris, pero no tropezaré con misma piedra.