lunes, junio 29 |

EL RECUERDO

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que te vi… casi no recuerdo que pasó exactamente esa noche… pero si recuerdo que no querías que me fuera… pero hice lo mismo que tú hacías siempre… dejarme sabiendo que me importabas…Ahora con la cabeza fría pienso en todas las cosas que pasaron entre nosotros… no sé por qué todos los recuerdos pasaron como una secuencia de imágenes en mi mente… recuerdos que si bien no me hacen daño, pero no los he olvidado.
A veces me pregunto ¿serás feliz?... ¿habrás cambiado?... ¿te acordarás de mí?... esas interrogantes merodean mi cabeza sobre todo en los meses de invierno… cuando los días amanecen nublados… las tardes opacas y grises… las noches lluviosas de luna llena… los momentos en los que prendo un cigarrillo y miro por la ventana la nostalgia del día que se va. Cierro los ojos y me imagino en otro lugar… un lugar familiar… la playa… escucho el sonido de las olas al llegar a la orilla, el silbar del viento… la brisa toca mi piel como manos gélidas la hacen estremecer. Estoy temblando, siento el calor de unos brazos que estabilizan mi temperatura… me siento segura… no tengo miedo. Ese perfume… inconfundible perfume… centímetros de distancia me separan de esa fruta prohibida… una tentación… droga para un adicto… agua para un sediento… dulce para un niño. Perdí la noción del tiempo… perdí el sentido de ubicación… me perdí en un prolongado último beso… del cual aún guardo el recuerdo… Tórrido… intenso… El deseo de dos personas que se atraen como el imán al acero pero son como agua y aceite… Dos miradas que se encuentran... un adiós inesperado… ¡no te vayas!...!quédate!... un silencio que lo decía todo y al mismo tiempo nada… una sonrisa y dos caminos diferentes.
Abrí los ojos… regresé a la realidad… el recuerdo se esfumó como el humo del incienso que se consume en mi mesa. Apagué la luz… recordé tu expresión y volví a sonreir.
sábado, junio 27 |

HOT AND COLD: JACOB VS. EDWARD

¿Quién no ha visto Crepúsculo, la película basada en el best seller “Twilight” de Stephenie Meyer?... Pocos, regular, muchos… según las encuestas no sólo ha cautivado a jóvenes sino también a personas adultas… el primer estreno fue todo un boom. He leído los cuatro libros, me gustaron muchísimo, me enganché a la saga desde que me enteré que Edward era un vampiro y me gustó el personaje, o mejor dicho… ¡me encantó!... pero luego llegó “New Moon” (luna nueva) y Edward no tuvo mucha participación, solo al inicio y el final de la novela, sin embargo Jacob, el mejor amigo de Bella en los momentos en los que se sentía morir apareció como un ángel para rescatarla de la depresión y hacer hasta lo imposible para que se enamore de él, pero no es el típico meloso o chicle, no para nada… él es el “pata” super alegre, recontra “pilas”, extrovertido con quien conoces nuevas cosas, le pone esa salsa picante a la amistad que había entre ellos, es algo como en “Candy”… Anthony y Terry… más o menos al calibre de esa comparación.
Edward el chico romántico, atento, dulce, tierno… ¿Cautivador cierto?... pero Jacob tiene su estilo, tiene su marca personal, se preocupa por Bella, le salva la vida cuando ella intenta suicidarse, no se muestra como el acaparador, sino como el protector pero deja que ella experimente por sí sola, así como aprender a manejar una moto, cosa que Edward no dejaría por miedo a que le pase algo.
¿Quién te gusta más Edward o Jacob? Lo pensé… era algo difícil de responder, ¿el vampiro o el licántropo?... Dos alternativas… una respuesta… Pero creo que luego de leer los cuatro libros, a mi parecer el que gustó más es Jacob, como dice el libro Edward era “guapísimo” pero la manera de ser de Jacob me llamó muchísimo más la atención, él sacrificó cosas por Bella, rompió las reglas establecidas en su manada de lobos, sin embargo, Edward huyó, escapó a lo que significaba la responsabilidad de estar enamorado de una mortal, encontró la salida más fácil, sin embargo Jacob estuvo hasta el final con ella, y eso ¡no lo hace cualquiera!
viernes, junio 26 |

EL RETO

Hoy tuve una experiencia que será inolvidable, lo catalogaré como la “gran hazaña”, lo que nunca pensé en mi vida haría. No soy amante de los deportes extremos ni de las aventuras, digamos que no me lanzo en ese tipo de cosas, pero si conozco aficionados que me han contado sus experiencias y la sensación que se siente, el estar en la cima de una montaña luego de haber recorrido un largo camino lleno de obstáculos y las caídas que han tenido. Les contaré que esta mañana viví esa nueva experiencia… Lo que comenzó como un paseo simple, una salida de campo para ver una laguna y unas cuantas aves migratorias, se convirtió en un “auto logro”.
Salimos en el bus con toda la gente del curso de Cultura ambiental… llegamos a la Laguna de Conache y el guía nos hizo una breve reseña sobre la mencionada laguna, luego nos dirigimos al bosque de algarrobos, tuvimos que subir por un camino lleno de árboles, ramas cubiertas de telarañas que hacían más dificultosa la subida. Descansamos unos minutos y nos tomamos algunas fotos con el padre árbol algarrobo, un gran árbol cuyas raíces llegan a los 60 u 80 metros… ¡realmente impresionante!... Tenía provisiones… una galleta y un “frugos” que estaban a medio terminar y como creí que el paseito acabaría ahí, terminé las provisiones.
Bajamos por un camino en parte desértico y en parte cubierto de plantas semisecas y algunas flores… a lo lejos se veían los cultivos y las casas. Llegamos a unas dunas y teníamos que subir, parecía fácil pero cada vez al intentar subir, sólo conseguía regresar al mismo sitio, parecía que corría en el mismo lugar, tenía que sacar fuerzas de donde sea e intentar acelerar la velocidad y lo logré… ¡si que fue tedioso pero no imposible!.
Una montaña nos esperaba a lo lejos… definitivamente el camino era en contrapicado, algo similiar como “Oyantaytambo” pero por lo menos había de donde sostenerse, pero aquí no… muchas de las piedras estaban movidas y hacían el camino más peligroso. Subimos ya casi sin fuerza, el agua era necesaria, pero nadie pensó que el paseo que parecía simple se convertiría en una mañana de alpinismo. Llegamos al tope de esa montaña y muchos caímos… tomamos un descanso, pero un grupo se aventuró a escalar la montaña más alta, la más lejana. Me gustan los retos y me uní al grupo… veía hacía abajo y parecía que el camino que habíamos recorrido no era extenso, pero la vista era engañosa… Seguí a paso seguro, ni lento ni rápido ya que necesitaría energía para subir a la “empinada montaña”… está vez debía tener más cuidado y caminar en la parte central porque a la mano derecha e izquierda estaba el abismo… trataba de aferrarme a las rocas grandes que eran las más estables e intentar caminar por el suelo firme… en la cima veía a algunos amigos que habían llegado antes… nos alentaban a continuar pero por un momento necesité desesperadamente líquido… estaba deshidratada… pero no podía retroceder ya que todo el camino que había recorrido no sería en vano… tomé un poco de aire.. Oxigené mi cerebro y continué… ya faltaba poco… pronto estaría en el tope de esa montaña… sería el “auto logro”… lograría lo que me había propuesto… llegar a la cima… estar en la cima. Cinco minutos más… en mi mente repetía ¡tú puedes!... no te darás por vencida faltando tan poco, el cuerpo si resiste, continúa. ¡Llegué!, por fin llegué, estaba arriba, el viento soplaba más fuerte y mi piel era indiferente al frío… todo se veía insignificante abajo… tan pequeño… tan vulnerable… y yo cerrando los ojos… sintiendo la satisfacción de llegar a la meta.
miércoles, junio 24 |

¿YO?

¿Cómo me describiría?... Es algo difícil de responder, realmente es muy complejo auto describirse… si la pregunta fuera ¿cómo describes a fulanito o menganito?... creo que me tomaría unos segundos en pensar y respondería… pero se trata de uno mismo, no es simple. Para comenzar no soy de las personas que le guste los lugares ruidosos llenos de gente, definitivamente entre escoger una semana de vacaciones en una ciudad y en el campo, escogería la segunda opción… estar en contacto con la naturaleza… una catarata… escuchar el trinar de las aves cada mañana y ver el cielo despejado es una gran fuente de inspiración. Uhmm… ¡que más!... si hablamos de gustos en la comida… no soy alguien que coma en exceso… según mis amigos exagero en la dieta alimenticia que llevo… soy la señorita cero calorías y triglicéridos… jaja… pero me han acostumbrado en casa a comer sano y así me siento muy bien digan lo que digan. Si de gustos musicales hablamos hay una gran variedad… siempre dependiendo del estado de ánimo en el que me encuentre… si estoy en los días nublados y oscuros, donde prefiero estar en la soledad de mi cuarto la alternativa o el rock liviano son mis favoritos… si son los días en los que no quiero que ni una mosca se acerque… será el metal o el grunge… obviamente están los días alegres… aquí están todas las canciones bailables incluida la electrónica entre otras. Hablando de mi estilo de vida… algo rutinario… me considero una chica que no rompería los esquemas establecidos, creo que me sería muy difícil ir en contra del sistema jaja… no soy una revolucionaria. Eso sí… mi carácter es fuerte… no dejo que la gente tome decisiones por mí… siempre he sido una persona que no se deja influenciar y mucho menos dominar. !Odio!... definitivamente odio que me presionen a hacer algo que no quiero… hago las cosas por que me nace hacerlas y no porque el resto quiere que las haga… Si hablo del amor… como me describo cuando estoy enamorada… jaja… me reservo la respuesta ya que no puedo mencionar públicamente mi talón de Aquiles… Mis amigos me consideran alguien confiable, súper amiguera cuando conozco a la gente… es difícil entrar en confianza con gente que recién conozco… me tomo mi tiempo aunque creo a veces exagero… Ahora los puntos en contra… chica seria… con cara de pocos amigos… ¡es que no me conocen!... Son la 1:30 AM… mas tarde tengo un día muy tedioso así que otro día continuaré con la descripción ya que hay mucho que contar sobre esta chica.
sábado, junio 13 |

¿SARCASMO?

Alguna vez me preguntaron: ¿eres sarcástica?, no sé, a veces quizá, pero eso no significa que sea vengativa o insensible, ¡para nada!. Pondré un ejemplo: Te enamoraste perdidamente de alguien pero te decepcionó, pasó muchísimo tiempo para que vuelvas a confiar y el bloque de hielo que cubría tu corazón se derrita; pero resulta que esa nueva persona con su “cara de yo no fui” resultó ser peor que el anterior porque te pone los cuernos con su ex, ¡eso sí, lo niega hasta el final!, ¿no es exceso de cinismo?, pasan los días y te bombardea de mensajes y llamadas… obvio si se tiene la autoestima elevada, no se pasará por alto tal “pendejada” (disculpa la palabra).
Lo encuentras en el supermercado, obviamente lo miras con desprecio, e intenta conversar contigo, tienes dos opciones: escuchas toda la sarta de historias que inventará, o das media vuelta y continúas tu camino. Pero los insistentes existen y en gran porcentaje, así que intentará que escuches el floro que tiene preparado para justificar lo que hizo. No te queda opción, ya que hacer una escena en la vía pública no es tu estilo. Aquí va la explicación: “Ella no significa nada para mí, tú eres la mujer a la que quiero. La próxima semana habrá un baile y quiero que seas tú la que vaya conmigo, y todo mundo se entere que tú eres la única. ¿Quieres pruebas, grabaciones?. Ella se irá de la ciudad, no estará más aquí. Lo que no entiendo es ¿por qué le creíste a ella que la conociste solo dos horas y a mí que me conocías hace tiempo no me dejaste explicarme?, parece que ambas se han convertido en muy buenas amigas”.
Les haré un breve resumen, la ex citó al “individuo” en un lugar, él llegó y apareció la “firme” por decirlo así, el triángulo amoroso estaba completo. ¿Quieren saber qué explicación dio el chico?... Ninguna… dejó que la chica a la que supuestamente quería y a quien le está diciendo todo el floro, se vaya; quedándose con la ex, hablando, solo Dios sabe, qué hablaron. ¿Sí todo lo que había dicho la ex era mentira, por qué el chico dejó que la chica a la que supuestamente quería se fuera decepcionada, quedándose con la otra? ¿Se merece la oportunidad?... A mi parecer no… él tuvo la oportunidad, claro que la tuvo, pero no hizo algo por remediar las cosas en su momento; ya que esperó armar toda una historia para individualmente contarle a cada chica su versión y que todo que tranquilazo… ¿eso es demasiado? ¿no creen?.
¿Responderías sarcásticamente?. Regresando al supermercado, está fue la respuesta: “¿Qué me quieres? Oh… que linda forma de querer, tú amor es tan grande que lo tuviste que compartir con dos, ¿no es cierto?, y la verdad que ambas somos muy buenas amigas, fíjate que la próxima semana tomaremos el té juntas; a eso sí, no te invitaremos porque no te queremos ver ni en pintura. Mencionas pruebas, suficientes las que de aquel día, fui clara cuando te dije, no me busques, no me llames ni me escribas; pero no hiciste caso. Estoy tranquila, dedicada a cosas más importantes, y no metida en líos que no me benefician, como TÚ comprenderás. Además tengo muchos planes para mi futuro, pero TÚ no estás dentro de ellos, así que te repito lo que te dije hace varias semanas atrás: no me llames, no me busques, ni me escribas; la verdad es que me incomoda. Encuentra a otro par de chicas con quien compartir tu inmenso amor, ten cuidado que te puedes quedar solo por tanto amor incondicional que brindas.
Creo que hay momentos en los que se justifica el sarcasmo, obviamente no con todas las personas, pero hay algunas que se exceden de la confianza que se les da, y más aún al verse descubiertas en vez de arrepentirse de sus malas acciones, tratar de taparlas con más mentiras, hasta que llegado un momento se convierten en víctimas de su propia telaraña.

DECISIONES

A veces siento que cada decisión que tomo me aparta de mi verdadero camino, no sé si estaré equivocada y sólo son alucinaciones mías. Hay cosas que hubiera querido hacer pero las dejé pasar y les di entrada a nuevas cosas, creyendo que me llenarían; pero me equivoqué. Todos los días es la misma rutina, la misma gente, los mismos lugares y siento que mi vida avanza y avanza y no hago algo que realmente deje huella. Sé que la idea de retroceder el tiempo es absurda, pero si comienzo a cambiar algunas cosas en mi vida presente, repercutirá en mi futuro.
Un error que se ha repetido a lo largo de mi vida es nunca terminar lo que he comenzado, siempre he dejado a medias las cosas, a veces huía de los problemas o simplemente algo novedoso me apartaba de lo que realmente era para mí, pero cuando me daba cuenta que simplemente fue un capricho o una escapatatoria, estaba más alejada de mi verdadero camino. Sé que no es tarde y qué aún puedo hacer algo por mí, algo que realmente quiera y no lo que le guste al resto. He tratado de hacer las cosas lo mejor posible, dando mucho de mí, pero nunca me entregado por completo al proyecto de mi vida que es lo que está en juego, y de lo que depende que más adelante me sienta feliz y reconfortada, haciendo lo que me guste.

Le eché la culpa a terceros de decisiones que yo misma tomé y que nadie me obligó, y la única responsable de como esté ahora soy yo, y no debo lamentarme de situaciones pasadas que sucedieron y cambiaron por completo el camino que según yo me había trazado. Tengo 22 años, toda una vida por delante, no pienso dejar pasar el tiempo, como agua que corre de un caño no reparado; está vez no...
sábado, junio 6 |

ANGEL NEGRO

Creo q en el fondo somos iguales… ángel que no sabía del mal existente en la tierra, que no creía en la mentira ni la traición, corazón noble que se dejó encantar con palabras sutiles al oído y versos melodiosos que encandilaron un alma inocente que no esperaba ser apuñalada a traición. Tú, demonio que vestía túnica blanca y tenía el rostro más dulce y tierno que podía existir; tras un día soleado de primavera lleno de flores se escondía un cementerio con almas que clamaban a gritos ¡devuélveme lo que me quitaste!... LA ILUSIÓN… Las agujas del reloj avanzaban sin que pudiera notar el paso del tiempo, sólo el encanto de aquel príncipe que me llevaba de la mano, ya que una venda cubría mis ojos... la venda de la confianza… El camino fue tan llano… sin piedras, sin absolutamente nada que pudiera estropear tan bello recorrido con el ser que poco a poco se convertía en el dueño y guardián de mi corazón. Un inadvertido beso que me puso entre dos opciones: o regresar al cielo o quedarme en la tierra; quise quedarme en la tierra y compartir con aquel hombre maravilloso lo que supuse estaba convirtiéndose en algo más fuerte que una amistad; él conocía mucho de la vida, yo descubría lo que era la vida fuera de aquella burbuja en la que nunca había sentido decepción o tristeza alguna. “No creo que con un beso llegues a sentir algo más”… el arma mortal que destruyo todo mi castillo de naipes… lo que creí era concreto… me equivoqué, solo eran cartas de una baraja sin peso alguno, sin resistencia. ¿Creía en el cambio? Por supuesto que sí… él podía cambiar y ser el príncipe que soñé… no tenía porque seguir siendo el sapo que alguna vez besé… ¿Quizás un beso no fue suficiente?... Claro que no lo fue… para ese demonio nada de lo que yo sinceramente podía ofrecerle era suficiente… ¿qué quería?... ¿qué demonios quería?... escuchaba el tic tac del reloj mientras me consumía en el recuerdo de los momentos felices que se nublaron y oscurecieron… la luz nunca más salió en mi mundo… quería volver a ser la de antes… pensar y creer como antes… pero no podía ya que la desconfianza y el rencor eran más fuertes. ¡Tenía que pagar!... sí, ese demonio tenía que pagar y con la misma moneda lo que me hizo, no dudaría en destruirlo; ¿qué ganaba con esto?... Satisfacción… sentir lo que él sintió cuando jugó conmigo y me trató como a cualquier cosa… menos como alguien especial… supuestamente especial como me decía… Palabra que se llevó el viento… recuerdos que se quedaron en el olvido; en frente de mí tenía un hombre que me destruyó… a quien nunca le importó mis sentimientos… Sería como él… aprendí mucho de sus tácticas… buen maestro el que me cortó las alas y me tiró al abismo… te debo mi insensibilidad, mi desconfianza, mi miedo, mi resentimiento, mi odio… Jugué con fuego y me quemé porque los papeles se invirtieron y tú ganaste de nuevo; pero eso no tenía porque repetirse; necesitaba meditar, encontrarme a mi misma y analizarme… pero esto no quedaría ahí… porque en algún momento nos encontraríamos cara a cara y yo gozaría verte la cara de decepción mientras la mía sería de satisfacción… Pero para lograr eso tuve que endurecer mi corazón, ponerle una coraza para que nada me debilite y me impida lograr mi propósito, ni una lágrima más rodaría por mis mejillas… mi corazón dejó de sangrar pero quedó la cicatriz más grande que me hayan podido dejar; pero aún estaba la venganza… En el camino muchos ángeles se me cruzaron tratando de romper el témpano de hielo que cubría mi corazón pero el calor de su cariño, de su amor, de su atención no eran suficientes… trataba de sentir esa llama en el corazón pero no la volvía a sentir… solo un frío recorría mi desolado corazón… muchos de ellos no insistieron más en reconstruir los pedazos de mi corazón ya que no había nada que reconstruir según yo… en cambio otros si esperaron mucho tiempo y cuando yo creía sentirme preparada para volver a sentir como la primera vez… todo el recuerdo de lo que pasó… el miedo a sentirme en ese estado de zombie sin destino… solo un caminante… volvía a mí. No tenía porque hacerle daño a alguien que quería ayudarme a sentir de nuevo, lograr que me vuelva a enamorar… las palabras de afecto y cariño por un momento eran significativas para mí… pero pasado el tiempo eran versos banales que chocaban en la coraza de mi endurecido corazón… He cortado las alas a quien estaba volando… hice lo mismo que él… pero no porque haya querido hacer daño… sino por miedo a hacerme el daño a mí… A veces creo que soy igual que tú… porque nunca puedo tener algo estable con alguien que se parecía a mí… dulce, tierna, sincera y de buenos sentimientos… repelo todo aquello que me hizo sentir bien en algún momento y me atrae lo que es temporal… aquellas relaciones que no son estables… solo físicas, intensas pero no duraderas… si me llenan por un momento pero no lo suficiente como para sentirme bien al día siguiente… ¿acaso eso sentías tú?... ¿qué divertido salir con alguien que sabes está interesado en ti y hará lo qué tú le pidas y nunca te dirá NO?... ¿el ego se subía a mil, no es cierto?... No compromisos… pero si diversión… para que estar con alguien por mucho tiempo si puedo tener a varios durante el mismo tiempo… A veces creo que soy igual a ti… pero luego de haber vivido esa experiencia me decía… ¿te sientes bien con esto?... La respuesta era siempre la misma NO… yo quiero algo sincero y real no algo pasajero y utópico. Pero los ojos del alma están ciegos… sólo estos ojos ven el exterior de alguien sin importarme que tan buenos sean en su interior… Te encontré… luego de tanto tiempo… la aprendiz estaba en frente de su maestro… del demonio con cara de querubín… no iba a desaprovechar la oportunidad… había aprendido por mi cuenta… no me consideraba una experta pero sí podía dominar esta vez la situación… los puntos serían a mi favor… no volvería a tropezar con la misma piedra esta vez… tanta táctica no sería en vano… caíste en tu propia trampa cariño… resbalaste con la cáscara de plátano que dejaste caer… te confiaste… confiaste demasiado en tu ego… pero ya no me impresionas… eres un perdedor… no cambiarás; seguirás destruyendo ilusiones y vendiendo fantasías pero nunca tendrás ganancia alguna… porque no hay ganancia y eso lo sé… sólo pierdes… Pierdes autoestima, la noche se convierte en tu aliada, la única que te escucha llorar y hablar, la luna alumbra aquellas noches de insomnio, y las lechuzas arrullan a la pequeña demonio que duerme en su lecho.
A veces quisiera sentirme bien con alguien a quien le importe pero la alarma suena y todo mi cuerpo se pone en alerta roja… me pongo un límite para sentir… un límite para ser yo misma. Quise dejar a mi corazón sentir de nuevo y dañé a alguien que es especial… ahora debe estar sintiendo y pensando lo mismo que yo cuando tú tiraste al precipicio todo lo que pude ofrecerte… pero es mejor que me odie a que siga enamorándose de alguien que nunca podrá ofrecerle lo que de verdad se merece… Son muchas cosas… en mi cabeza… algunas de las cuales no entiendo… a veces creo que me interesa alguien… pero luego conozco a otra persona y también muestra actitudes que me llaman la atención… pero nunca pasa nada… nunca me manifiesto porque sé que no valdría la pena… nunca podría funcionar conmigo… nunca me volveré a enamorar… y si lo haga será de alguien a quien ame tanto, pero tanto que no me importe desangrar hasta perder la conciencia porque sé que al despertar él estará ahí a mi lado… será como un renacer… estar al borde de la navaja… morir por unos segundos para que al despertar vea todo de distinta manera… Sé que hay cosas peores y situaciones terribles para otras personas, pero yo hablo por mí, por lo que siento y lo que viví… para algunos será insignificante, otros se identificarán y otros dirán pobre chica… Dañar a quienes están tan cerca por el sólo echo de quererme, me daña a mí… por eso prefiero ser fría y seca a que mostrarme tal y como soy… A veces creo que soy como tú… un as de espadas… alma negra… y la espada afilada para cortar las alas del ángel más puro a quien vea al cruzar la avenida…