viernes, julio 23 |

DECISIONES

¿Tomar el camino más fácil, en el que no tendremos problemas, sin embargo al llegar a nuestra meta no estaremos satisfechos, ni siquiera sabremos que hacemos ahí, o escoger el más difícil sabiendo que tendremos muchas piedras en frente pero al llegar a nuestro destino será un momento gratificante?.

Interrogante algo compleja pero que debemos responder antes de tomar una decisión que cambiaría completamente el rumbo de nuestro futuro, a veces la primera opción resulta tentativa, sin embargo conforme avanzamos en el camino no cumple nuestras expectativas, no nos llena, ya que no es un desafío, es tan fácil que no sentimos emoción alguna. Nuestros pasos no dejan huella, porque caminamos en la arena, pero si escogemos la otra opción, caminar sobre cemento, cada vez se hará más difícil avanzar porque mientras más demoremos en alcanzar nuestra visión caemos en la posibilidad de estancarnos y quedarnos ahí, podremos caer porque el camino no es firme, sin embargo quedaran marcadas nuestras huellas luego de recorrer ese camino. ¿Quieres caminar sobre arena que luego el mar borrará tus huellas, o sobre cemento que las dejará impresas eternamente?

Tomar decisiones no es un tarea fácil, es menos complejo escoger entre helado de fresa y torta de chocolate, o sino entre una casaca de cuero y una chompa de alpaca porque puedo incluso comprar uno hoy y días o semanas más tarde el otro, pero ¿qué sucede cuando son decisiones que encaminarán el rumbo de nuestra vida y qué de ellas dependen sacrificios?.
El corazón y el hígado son los peores consejeros, son emotivos, son pasajeros, son fugaces, tomar una decisión cuando influyen los sentimientos de amor o de odio, de ilusión o rencor, inclinan la balanza hacia lo que en el momento nos produzca satisfacción, sin embargo ¿qué sucede después?... El mejor consejero es la razón, pensemos y evaluemos las ventajas y desventajas que traería consigo cada decisión que tomemos para nuestra vida, no se trata de un juego de niños, sino de una experiencia de vida, que buena o mala nos enseñará algo.
lunes, julio 12 |

DESCONOCIDO DE MIS SUEÑOS

¿Quién eres?... desconocido de mis sueños, ven a mi mundo real, ¿por qué solo te muestras como un ser existente durante las horas en el que mi subconsciente es tan vulnerable a encontrarte?. Cada vez que despierto del sueño que parece real, olvido tu rostro en este mundo donde me es imposible dibujarte en un boceto.

¿Eres un ángel? Los ángeles no enamoran a las soñantes, ¿eres un demonio?, los demonios guían a la tentación y tú no irradias maldad alguna. ¿Quién eres? Misterio inexplicable… sé que estás cerca cuando más lo necesito, aunque no recuerde tu nombre o nunca lo hayas mencionado, basta que mi voz interior te llame y aparecerás para llenar ese vacío que en un sueño puedo completar, eres el pincel que retoca el cuadro que he pintado, un cuadro abstracto que solo tú puedes entender.

Espíritu… materialízate en este mundo que parece derrumbarse a mi alrededor, oscuridad que quiere apagar mi luz que poco a poco trata de brillar pese a que las paredes se reducen y aplastan lo que esté a su paso. De lo contrario solo queda cerrar los ojos y escapar de la cruda realidad en donde mi cuerpo está atrapado, pero mi mente puede volar y así llegar a lugares lejanos, hasta inexistentes, y ahí en lo más alejado estarás con esa sonrisa y los brazos abiertos esperándome como siempre.

¿Dónde estás?... solo en las noches puedo encontrarte, cierras los ojos y también huyes de este mundo por un momento, escapas de la rutina que absorbe la imaginación. Sabes que me puedes encontrar lejos de este mundo insaciable de odio y venganza, de este espacio donde todos se destruyen mutuamente, donde la gente sedienta de sangre olvida quién es en realidad. Este mundo que pide a gritos ser escuchado y se ahoga en un llanto desesperado. Miro a mi alrededor y veo cadáveres caminando como zombis sin destino con un corazón vacío. Pero no tengo porque estar aquí si puedo elegir donde estar, puedo escoger qué vivir, puedo soñar si así lo deseo, puedo volar en mis sueños.

¿Estás ahí soñante?... Sé que piensas olvidar por unos minutos este lugar hambriento de ira. Solo en aquellas noches cuando todo parece relajarse un poco, desplego las alas y vuelo hasta donde escuche el latir de tu corazón.

Estoy segura que en algún momento de nuestras vidas nuestros caminos se cruzarán y sabrás quien soy y por fin recordaré tu rostro.

domingo, julio 11 |

INSPIRACIÓN

Intento ordenar cada momento inexplicable, encontrar lógica a lo insensato, busco tu mirada en la indiferencia y tu sonrisa en la tristeza. Finjo que eres un desconocido, sin embargo mi mente recuerda cada detalle de tu silueta y el timbre melodioso de tu voz como pájaritos trinando en mi balcón cada mañana.
Qué difícil es ahogar un sentimiento cuando este es capaz de nadar en contra de la corriente. Imposible asfixiar un te quiero porque recorre cada parte de mi ser, es el oxígeno que mantiene viva cada célula.

Cada sutil roce casual y cada beso al saludar son el afrodisiaco que enciende la llama del deseo que no se apaga ni con la más tormentosa idea de una posible desilusión.

Sobrevivir a la idea de un supuesto talvez que se desvanece en el viento mantiene la esperanza de lo improbable.

Al caer la noche un suspiro se pierde en el tiempo y una pregunta divaga entre las cuatro paredes de mi habitación ¿cuándo seré tu inspiración?, así como tú eres la tinta de los versos de mi canción.