jueves, mayo 31 |

¿CÓMO QUINCEAÑERA?... ¡JAMÁS!


Frente al espejo veía a una adolescente ilusionada, capaz de dejarse llevar por sus emociones, lanzándose a una piscina que podría convertirse en un turbulento mar. Pero eso no importaba para Janina, la felicidad que sentía en ese momento era sublime e infinita.

Aquel camino lleno de luz y lozanos prados la seducía, la enamoraba y la llevaba a un viaje sin retorno. La razón estaba prisionera en la cárcel rosa de la ilusión, pero en algún momento la quinceañera que llevaba dentro regresaría a su caja de muñecas, y la mujer madura que era tomaría las riendas de su vida.

Una conversación con Bibiana le recordó que las “chiquilladas” y las “mariposas en el estómago”, solo eran producto de un momento fugaz que llegó a su vida y se instaló temporalmente. La chispa se encendió una mañana con aquel chico que se perdió en el tiempo, la hizo sonreír como una tonta, escribir frases cursis y escuchar canciones románticas, aquellas que solo cantaba en los karaokes con algunas copas de más.

Ambas eran las mejores amigas y sabían sus más oscuros secretos y las nuevas conquistas estaban en el menú del día. ¿Quién era el galán?, un compañero de clase de un diplomado, que solo llevaba porque la empresa la había inscrito. Todos los fines de semana Janina debía asistir por cinco horas, pero con la inspiración sentada al lado, lo hacía con gusto.

Las primeras semanas fueron las mejores. Aquel chico que solo conoció de vista y de quien lo único que sabía era su nombre, ahora la invitaba a salir, los paseos eran interminables y las conversaciones estaban salpicadas de coquetería y la envolvían en la burbuja de la felicidad. Nada estropeaba lo que para ella parecía magia sin trucos, sin embargo, tarde o temprano el mago revelaría la verdad de su hazaña.

Janina quería vivir nuevas emociones y dejarse llevar sin preocupaciones, enamorarse como una adolescente que vive al máximo el presente. Ya no existían miedos de por medio, solo una sensación inexplicable que amordazaba la razón. Descubría en cada amanecer, una manera distinta de querer. Palabras, caricias, besos, miradas, sonrisas y silencios se convirtieron en su mejor argumento para definir lo que llegó a ser algo más.

¿Cómo comenzó?, no lo sabía, ¿cuándo?, algunos años atrás. Ese sentimiento ingresó sigilosamente y se instaló en su corazón desarmándola por completo. Lo único que tenía puesto era la túnica transparente de la confianza que dejaba a la intemperie quien era. Las mentiras no se podían esconder y la única verdad era que lo extrañaba cada día más.

Cuando estaba sola, recordaba aquellos prolongados besos llenos de deseo que exploraban su cuello, elevándola al cielo. Sus labios sedujeron los suyos y los invitaron a un placentero viaje sin retorno. Pinceladas de fuego recorrieron su cuerpo y encendieron cada espacio. Aquellas caricias eran el tórrido hielo que le erizaba la piel.

Tuvieron como escenario a la noche, romántica y cubierta de estrellas tímidas. Todo alrededor se encontraba en armonía y el peligro de ser descubiertos fue el aditivo perfecto, una combinación de ternura y pasión que convirtió una travesura de amigos, en el eterno juego de la seducción.
Pero todo llega a su final, y del incendio que se desató con un beso, solo quedaban cenizas y humo, que poco a poco se disipó. La muerte de lo que sintió era evidente y difícilmente algo podría revivirlo. Las llamadas y los mensajes se perdían en el camino, porque ella cambió de dirección emocional, pero él no lo sabía.

¿Qué pasó?, fue la pregunta instantánea de Bibiana. El diplomado estaba por terminar y cada uno tendría que regresar a la cómoda y rutinaria realidad. La tentadora propuesta de trabajo fue la bomba atómica que destruyó lo que había comenzado. Ella debía escoger y eligió dejar a los sentimientos de lado. Lentamente desató el lazo que los unía y lo dejó caer.

Bibiana hizo una pregunta que reveló el truco del mago: ¿no será que eres alérgica al compromiso? Janina se quedó en silencio. En el fondo sabía que era verdad, desde aquella propuesta de formalizar que el chico de ojos dorados le hizo una noche en su departamento, el encanto se había desvanecido, y ese trabajo era la cortina de humo que opacaba la verdad.

“Recuerdo esa mañana de invierno cuando subimos al ascensor y presionamos el mismo botón, nos sonreímos. Sus lindos ojos color miel se quedaron tatuados en mi memoria. Lo reconocí, era Renato, el chico que algún día me gustó, pero a quien por mi absurda timidez no me atreví a conocer más”. Años después no era su timidez, tampoco su prioridad laboral, sino su miedo a fracasar y hacerle daño lo que esta vez lo apartaba de su vida.

jueves, mayo 24 |

OJITOS MARRONES


Te fuiste junto con aquel atardecer gris. El sol tristemente se acurrucó en los brazos de un furioso mar, que se llevaría los mejores momentos para sumergirlos en la profundidad del pasado. Ese lugar al que van todos los recuerdos, y los más tristes siempre quedan en la superficie de la caja, pero poco a poco se llenan de polvo.

El dolor no tiene magnitud, solo se siente, y fue lo que aquella tarde me quebró la voz y me presionó el pecho. El vacío parecía infinito, la caída en picada no se detenía y todo transcurría  en cámara lenta. Al compás de la nostalgia te dije adiós, nunca te olvidaré.

Ya no te escuchaba, ya no te veía, ya no te sentía. Las paredes parecían más altas, imponentes e insensibles a mi soledad. Recorría cada fría habitación con la esperanza de abrir una puerta que me despertara de la pesadilla en la que me encontraba atrapada. Sin embargo todo era real y debía aprender a vivir con tu ausencia.

Los meses suavizaron la rugosidad de tu partida y aunque admito que no fue fácil, ahora sonrío al recordar aquellos ojitos marrones llenos de brillo que me miraban. Me acompañabas todas las tardes y jugábamos hasta que te cansabas. Llenabas de alegría cada espacio en esta casa que siempre te reservará un lugar.

Estarás en mi corazón y en mi memoria porque formaste parte de mi vida. Desde cachorrito te recibimos en nuestro hogar y te cuidamos como un miembro más. Ahora que no estás se respira nostalgia cuando te recordamos, pero el tiempo se encargará de guardarte en el cajón de los mejores recuerdos.