miércoles, octubre 28 |

LAS 10 COSAS QUE ELLOS ODIAN DE NOSOTRAS

Ellos no se quedaron callados. Tienen algo que decirnos… ¿será un reclamo?... Así como nosotras odiamos algunas actitudes de ellos, pues los muchachos no están de acuerdo con algunas actitudes nuestras.
Los chicos desde lo más hondo de su hígado… de su corazón quise decir… hacen su descargo al artículo que escribí sobre lo que las mujeres odiamos de ellos.
He aquí lo más resaltante luego de largas conversaciones con algunos amigos, algunos cercanos otros ni tanto.

1. “Controlan demasiado, por las puras se enojan, (resulta que ahora no existen motivos por los cuales enojarnos) crean toda una historia en su cabeza. Por ejemplo en una reunión con unos amigos, ella llama y pregunta: ¿Dónde estás?... ¿Qué estás haciendo?... ¿Con quiénes estás?, entonces le digo que en casa de un pata, reunido con algunos amigos; entonces ella dice: ¿Por qué no me dijiste nada?, le digo que salió del momento, no fue nada planificado; ella dice: ¿Por eso no viniste a verme?, le digo que no habíamos quedado, además era tarde; ella contesta ¿o sea preferiste salir solo?, le digo que no se trata de eso, mejor mañana conversamos, ella dice: ¿no escucho bulla? ¿Se supone que estás con tus amigos? ¿Por qué no escucho absolutamente nada?, le digo que estoy en el pasadizo para evitar que mis patas jodan, ella dice: ¿ahora te jodo la vida? Perfecto, sigue entretenido con tus patas, chau”.


2. “A veces nos demoramos un poco, ya sea por el tráfico o algo se nos presentó, y se ponen en un plan: ¡me salen raíces!, ¡crees que tengo todo el tiempo del mundo!, y no nos dejan explicar el motivo de nuestra tardanza”

3. “No aguantan una pequeña e inocente broma. La semana pasada mi flaca me regaló algo como un mantelito que había bordado y como estaba bacán le dije que podía usarlo como individual; ¡para qué le dije eso!, me dijo que nunca más me regalaría algo ya que lo podría usar como secador de platos”

4. “Está en el MSN y no me hace caso; me dice que me conecte pero está en el estado de no disponible, le hablo y no me contesta”

5. “Odio cuando cancela los planes que habíamos hecho”

6. “Sus cambios anímicos me sacan de quicio. Pueden estar alegres y cariñosas, pero de repente están calladas, meditabundas, serias. Le pregunto ¿qué te pasa?, y ella dice que nada, que no le pasa nada. Por arte de magia no va a cambiar su estado de ánimo. ¡Pucha! Si tiene problemas, no tiene porque desquitarse con uno, además no somos adivinos para saber que le sucede. Podríamos conversar y juntos buscar alguna solución. Lo mejor que puedo hacer es dejarla en su casa”.

7. “A nadie le gusta ser comparado y mucho menos si es con el ex de la flaca con la que estás. Hace un par de meses tuvimos una discusión con mi enamorada, lo que sucedió fue que salí con unos patas a tomar unos tragos y no le dije nada porque sabía que se molestaría. Una amiga de ella le dijo que me vio y se armó el lío.
- Sólo estuve rato y fueron un par de tragos nada más
- (Ella exagerada como siempre) ¡Siempre sales con tus patas del alma! ¡Donde está Carlos y Daniel es trago seguro!. Según tú estuvieron un rato. ¿Solos? ¡Ese milagro que no fueron las amiguitas de Daniel!
- Ya te dije que estuvimos los tres, y aquella vez las encontramos de casualidad; ya te expliqué eso.
- ¿Por qué apagaste el celular?
- No lo apagué, sino que no había señal
- No había señal… si claro.
- ¿Por qué no me crees?
- ¡Por qué siempre es lo mismo!. ¡Me tienes harta! Si Daniel asciende de puesto es chupa segura, si Daniel se compra un pantalón también es trago. ¡Todo lo ven chela!. Renato (su ex)…
- ¡Qué! Renato ¿qué?
- Olvídalo…
- ¿Qué ibas a decir?
- ¡Con Renato nunca tuve estos problemas!...
Y la discusión continua…”

8. “Cuando nos confunden de nombre con el nombre del ex, es la gota que derrama el vaso”.

9. “Siempre tenemos que adivinar lo que quieren y si no lo hacemos se enojan. Por ejemplo cuando mi flaca estuvo en casa de sus viejos fuera de la ciudad, yo la fui a visitar; estuvimos conversando de lo más chévere. Me llamaron mis primos para preguntarme si estaba libre más tarde y les dije que los llamaba. Las horas pasaban y me dije a mi mismo capaz estaba siendo imprudente y los viejos de mi flaca se podían enojar, entonces me despedí. Al día siguiente mi enamorada estaba enojada porque me había ido; ella quería que me quede, pero yo no sabía, no me decía nada”.

10. “A nadie le gusta que revisen el celular, ya sea por las llamadas hechas y recibidas o por los mensajes.

Estos son algunas de las cosas que los chicos no soportan de nosotras. La desconfianza y el control excesivo por parte de las chicas “obligan” al muchacho a ocultarle en repetidas ocasiones sus salidas que según ellos son inocentes.
martes, octubre 20 |

LAS 10 COSAS QUE MÁS ODIAMOS (DE ELLOS)

Cuando una está en una relación siempre hay problemas, discusiones, malos entendidos que muchas veces se resuelven conversando y otros los resuelven de otra manera… Pero el punto aquí es que hay actitudes que no nos gustan de nuestra pareja. Algunas piensan que cambiarán ese “mal hábito” y lo dejan pasar y pasar; pero hay un límite y he aquí la chispa que inicia el incendio que muchas veces destruye todo lo construido.

Conversando con algunas amigas sobre el tema me comentaron las cosas que más odian de sus “flaquitos”, y lo que ha desencadenado en muchas ocasiones discusiones muy fuertes y en otras un pequeño enojo. Aquí citaré las actitudes negativas que detestamos:

EL SEDIENTO
“Detesto cuando toma demasiado con sus amigos y más aún cuando está borracho, hasta sus patas y me timbra a media noche… Y para variar al día siguiente está con un tufazo que se siente a una cuadra de distancia. Su pretexto es que fue cumple de su pataza y no podía faltar”

EL CHICO INCOMUNICADO
“Apaga el celular un sábado por la noche y según él se acabó la batería o lo dejo tirado y nunca vio mis llamadas perdidas. Más aun… dice que no le llegaron los mensajes que le envié. Pero cuando estábamos en afanes siempre tenía el celular a la mano y bastaba que le timbre para que saque crédito de donde sea y me llame”

EL AMIGO DE TODAS
“No paso para nada que sea amigo de su ex y esto me genera muchas discusiones porque a veces la defiende… dice que son amigos que no pasa nada… pero ¿por qué diablos tiene que ir al tono que la flaca organizará por su cumple?... creo que es suficiente que la llame para saludarla”
“No tolero que esté risitas por aquí por allá con sus amiguitas… que un empujoncito… abracitos. Si tanto se divierte con ellas… que se quede con ellas”

EL OCUPADO
“Me pone de pésimo humor cuando me dice que no podrá salir conmigo porque tiene algún trabajo; pero resulta que por arte de magia el trabajo se canceló y por coincidencias de la vida se encontró a sus amigos en la calle y se fue con ellos solo Dios sabe donde”

EL ANTISOCIAL
“Cuando reviso su celular no tiene ningún mensaje recibido… ni siquiera enviados. ¿Chico antisocial, no creo no?”

EL IMPUNTUAL
“Me estresa este muchacho… dice que irá a recogerme a la universidad a una hora determinada pero llega tarde y no avisa… cero llamadas, cero mensajes. Me salen raíces y el “niñito” no llega…”

EL CELOSO
“Me arma un teatro cuando me ve conversando con algún amigo. Hace tremendo chongo por gusto. ¡Como si una no pudiera tener amigos!”
“Llama y llama para saber dónde estoy, con quien y que estoy haciendo”.

EL DESMEMORIADO
“Se olvida las fechas importantes, el aniversario… esto si que no lo tolero…

EL CRITICÓN
“Ahora critica el escote de mi blusa; pero cuando estábamos en afanes y nos íbamos a la discoteca me decía lo linda que me veía”

EL DISTRAÍDO
“Me saca de quicio cuando estamos conversando y de pronto se entretiene en la computadora y soy yo la única que habla”

Estos son algunos de los incontables motivos por los que nos sulfuramos, ponemos el grito en el cielo, nos volvemos histéricas, tiramos el teléfono, cerramos la puerta en la cara, terminamos, etc. etc.
En mi humilde opinión, creo que ese necesario conversar sobre lo que no nos gusta con nuestra pareja para evitar futuras bombas en la relación y malos entendidos; porque guerra avisada, no mata gente.
lunes, octubre 19 |

MI ENAMORADA: MI PEOR PESADILLA PARTE II

Llegamos a su casa y nos sentamos, nuevamente el celular, pero esta vez Diego tomó otra actitud; contestaba el celular pero lo ponía en el mueble, tomaba un par de tragos y nuevamente agarraba el celular y decía: “mi amor… por favor… ya me está doliendo la cabeza”, y la chica enojada colgaba.
- Tu actitud me saca de onda – dije -
- ¿Por qué lo dices? – dijo asombrado Diego –
- Porque mis amigas son capaces de cancelar cualquier plan con nosotras si sus enamorados se ponen caprichosos y no quieren que se reúnan con nosotras. Veo que en tu caso es distinto, tú le das preferencia a la amistad - dije –
- ¡Claro!... así debe ser, la amistad es para siempre. Además lo que está haciendo Patty no está bien y debe entender.
Después de media hora cuando todo parecía estar tranquilo y por fin la chica se había dado por vencida, el celular nuevamente dio señales de vida, pero está vez ella dejaba correr el tiempo en el celular. Él decía: “gorda… contesta… ¿por qué no hablas?”, este berrinche me causaba mucha gracia, parecía una niña a quien no le compraron su muñeca preferida.
Conozco a chicas celosas, locas, insistentes, pero nunca fui testigo de un caso como este. La llamada silenciosa se repitió por un par de veces hasta que finalmente Diego apagó el celular.

Mi curiosidad sobre la edad de la chica era muy grande, así que decidí preguntar.
- Diego… ¿qué edad tiene tu flaca?
- ¿Cuántos crees? – respondió –
- Quince… supongo – dije –
- (Se mató de risa) Sí – contestó –
- No es cierto… tiene tu edad – dijo Ricardo señalándome –
- ¡Oye!... que atorrante eres – dijo riéndose Diego –
- ¡Aja! Así que 22 años y se comporta como una niña engreída… ¿es hija única? – dije –
- No, ella tiene hermanos – respondió Diego –
- Posiblemente sea así por relaciones anteriores – dije –
- No creo. Pero te cuento una experiencia. En clase apago el celular porque no quiero que nadie me interrumpa pero Patty al no poder comunicarse conmigo llama a mi compañera para saber si estoy en el salón; cuando sabe que estoy en clase se queda más tranquila – dijo Diego-
- Y cuando no encuentra a Diego en su casa va a la mía para saber si está conmigo, y si no lo encuentra me interroga sobre su paradero – intervino Ricardo -.

Para soportar toda esta situación durante un año, y otros por más tiempo, hay que estar bien clavado con alguien de lo contrario hace rato hubiera mandado a “la gordita” bien lejos.
Siempre es bueno checar donde está nuestro flaquito pero tampoco somos el FBI. Sólo faltaría usar esposas, pero uno vive como quiere vivir y es decisión propia si se quiere continuar con este tipo de relación.
Hay mucho O2… ¿por qué asfixiarse con tanto CO2?
miércoles, octubre 14 |

MI ENAMORADA: MI PEOR PESADILLA PARTE I

Hace algún tiempo escribí sobre las chicas cuyos enamorados las tienen como aves encerradas en una jaula, obviamente critiqué esa actitud machista. Pero hace algunos días me encontré con un caso que me descuadró.
Muchas chicas ponen el grito en el cielo cuando su enamorado sale con sus patas, en su mente está la frase: “borrachera segura” o basta que ellos digan el nombre de su mejor amiga: “mi amor, hoy en la noche vendrá Ricardo”; para ella RICARDO = TRAGO + RAJE SOBRE ELLA + LAVADO DE CEREBRO. Algunas chicas se enojaran y apagarán el celular pero esa noche conocí el perfil de la enamorada acosadora. Aquella chica que no puede estar ni un minuto lejos de “su bomboncito”, “su flaquito”, “su cuchicuchi”; pero no se dan cuenta lo asfixiantes que son; llenan con demasiado CO2 el espacio de su chico a quien no lo dejan respirar aire puro. Chicas inseguras, celosas, engreídas y según ellas 100% enamoradas, ¿y por eso los pobres muchachos tienen que soportar las llamadas y mensajes a cada movimiento del segundero?.

No acostumbro darles la razón a los habitantes de Marte pero el caso que les contaré me conmovió por lo tanto decidí escribir al respecto.
La semana pasada me reuní dos amigos: Ricardo y Diego aprovechando el feriado largo.
- Ahora ¿qué compramos? - preguntó Diego -
- No sé, puede ser un vodka - dijo Ricardo –
- Puede ser, es temprano aún, fácil encontramos – respondí –
Cogimos nuestras casacas y nos dirigimos a la puerta, en ese momento el celular de Diego sonó, él contestó… por el tono y el cambio de voz, era obvio que se trataba de una chica, para ser más específicos, era Patty, su flaca. “Mi amor… ya quedé con Ricardo… pero entiende… le voy a preguntar… espérame un toque gordita”, se acercó a Ricardo que estaba sentado en el sofá con cara de pocos amigos.
- Vamos a Mecano (discoteca) – dijo con una sonrisa de oreja a oreja y los ojos llenos de alegría, esperanzado en que la respuesta sería un ¡claro Diego, vamos!, pero toda la alegría se desvaneció como cuando un niño le pide propina a su viejo y este le responde con un NO rotundo - .
- ¡No jodas Diego! – respondió Ricardo –
Cabizbajo, Diego caminó por el pasadizo diciendo: “gorda… Ricardo no quiere… pero entiende… tú ya habías quedado con tus amigos y yo con Ricardo… no lo voy a botar de mi casa, no estaría bien”

En mi inocencia pensé que estábamos incomodando y que posiblemente esta situación provocaría una discusión muy fuerte entre ellos, pero hasta ese momento no sabía el por qué del no rotundo de Ricardo. Luego de unos minutos Diego colgó el celular y salimos con dirección a la bodega más cercana.
- Buenas noches señor, ¿tiene vodka? – preguntó Diego -
- No, sólo cerveza – respondió el tío de la bodega –
Continuamos caminando, prácticamente dimos la vuelta a la manzana y no encontramos rastro alguno de vodka, así que optamos por cerveza. Mientras preguntábamos precios, nuevamente el bendito celular sonó.
- “Gorda… ya te dije que no puedo… por favor entiende… ¡es que no puedo botar a Ricardo!... no me pongas en esta situación… ya hemos hablado temprano… ¿por qué no vienes a mi casa? – hizo una pausa - ¿vez?, te pongo opciones y no quieres”
Frente a mis llamativas interrogantes que adornaban mi cabeza, Diego me explicó la situación, aunque algo me adelantó Ricardo mientras él hablaba por celular.
- Te diré lo que sucede y quiero me des tu opinión - dijo Diego mientras encendía un cigarro, disculpándose antes, pero realmente estaba estresado -
- Claro… normal, cuéntame - respondí –
- Mi enamorada me dijo que saldría con sus amigos y por mí bacán, por mi parte le comenté que me reuniría con Ricardo y una amiga… algo tranqui… un par de chelitas, charlar un rato y luego jatear, ¡así habíamos quedado!, ahora me dice que quiere que vaya a la discoteca pero le digo que no puedo ¡y no entiende!... le doy la alternativa de que venga a mi casa y no quiere… ya no sé que hacer.
En ese momento el celular sonó de nuevo y el mismo guión… “gorda… entiende por favor… pero mi amor… ya habíamos quedado… pero no voy a despuntar a Ricardo… ya hemos hablado ¿cierto?... eso quiero que entiendas… ¡no es que no quiera ir, si no que no puedo!.
Mil veces le dijo que no podía ir pero la flaca no entendía español; no lograba escuchar la respuesta de Patty, pero supongo le diría: “!Claro!... ¡quédate con tu gran amigo Ricardo!... ¡aquí yo estoy pintada!. Chau”. Cien veces se habrán despedido y sin embargo parecía ser el inicio de la siguiente discusión.
Llegamos a su casa y nos sentamos, nuevamente el celular, pero esta vez Diego tomó otra actitud...
domingo, octubre 11 |

ARREPENTIMIENTOS

¿Qué es mejor? ¿Arrepentirse de lo que se hizo o de lo que no se hizo?. Quienes en algún momento de sus vidas se han arrepentido de algo sea cual sea la acción sabrán a lo que me refiero. Quedarse con la duda de algo que se pudo hacer y no se hizo por miedo a las consecuencias, será la cruz que llevaremos siempre y en nuestra cabeza tendremos la interrogante ¿qué hubiera pasado sí…? Será una pregunta sin respuesta.

El caso de una amiga quien estuvo con Alex, pero su relación duró muy poco, ella pensó que jamás regresaría con él, incluso su mamá le prohibió verlo, pero con el paso del tiempo ella se dio cuenta que Alex era el amor de su vida, además él estaba haciendo méritos para reconquistarla. Por su cabeza pasó la idea de regresar con él, pero habían muchos factores que le impedían reanudar su relación; el principal era el miedo, la desconfianza y el segundo motivo y no el menos importante era “el qué dirán”; su familia no lo quería ver ni en pintura, sus padres no aceptarían nuevamente al chico que le hizo derramar tantas lágrimas a su única hija. Había momentos en los que ella quería dejar atrás sus miedos y lanzarse al amor sin importar lo que digan sus padres. Pero algo la detenía ¿sería cobardía?; ella no enfrentaba a sus padres, siempre hizo lo que el resto quería solo por complacerlos ¿y ella? ¿Dónde quedaba?. Reprimía sus sentimientos y así continuaría aunque por momentos tenía la brillante idea de hacer lo que su corazón decía, sin embargo esta idea se veía opacada por lo que “supuestamente es lo correcto”, en otras palabras no incluía regresar con Alex.
No sé si mas adelante se arrepentirá el por qué no le hizo caso a los dictados de su corazón. Además nadie te quita lo vivido.

Arrepentirse de lo que se ha hecho también es otra opción; nadie es perfecto y todas las acciones que hagamos tienen consecuencias, a veces buenas, otras malas, pero esto nos sirve de experiencia porque es distinto vivir una experiencia a ser sólo testigo de esta o simple oyente. Aquí está el caso de Lorena a quien le gustaba Toño, él era un chico extrovertido, divertido y entre ambos existía una fuerte química. Una noche él la besó, ella le correspondió el beso; la amistad entre ambos no fue la misma porque ella estaba enamorada de Toño y pensó que las cosas no quedarían solo en esa noche. En un inició se arrepintió de haber cedido a los mensajes de su corazón, hacer el papel de tonta; pero de las acciones que realizamos sacamos alguna enseñanza y sí que le sirvió de experiencia para situaciones futuras, no dejarse guiar a ciegas por sus emociones, pensar muy bien antes de hacer las cosas, porque nunca más haría el papel de “chica inocente enamorada”. La próxima vez se arriesgará pero eso no significa que cruzará la pista con los ojos vendados.

Podremos patalear por los errores cometidos ya que por ellos hemos hasta llorado e incluso nos hemos arrepentido por nuestras acciones; pero son experiencias que nos servirán, además no somos perfectos y siempre nos encontraremos con piedras en nuestro camino, unas más grandes que otras, pero hay que arriesgarse y saltar los obstáculos. En mi opinión lo peor es arrepentirse de lo que hizo y de lo que no se hizo.
viernes, octubre 2 |

INSPIRACIÓN

Tres elementos: la luna, la canción “como eres” de OV7 y el más importante Tú, son la inspiración para decirte que contigo el tiempo no se ve venir, pasan las horas y los temas de conversación se convierten en hilos hilvanados que no tienen término, todo es divertido, risas, bromas, siempre me escuchas, en los momentos en los que me vi caer, me sentía tan sola, cuando no quería ver al resto, tú eras la única estrella que alumbraba mi vida, me dabas ese brillo que tanta falta le hacía a mi vida, contigo puedo ser yo misma, puedo ser la niña que busca acurrucarse entre tus brazos y la mujer que adoraría caminar a orilla de playa contigo de la mano un atardecer y esperar el anochecer para juntos fundirnos en un solo beso teniendo como testigo a la luna llena.

Sonríes y me transmites esa energía, esa vibra, esa seguridad y confianza que a veces creo que he perdido, contigo puedo quitarme esa coraza que me rodea para aparentar una dureza frente a los demás, contigo no tengo miedo, mi corazón es frágil como un cristal y no tengo miedo de ponerlo en tus manos porque sé que jamás lo soltarías, no me dejarías caer, podría caminar vendada porque no tropezaría.
¿Dime que hiciste para conseguir entrar en mi corazón?, creo que ni tu mismo sabes que estas dentro y que frente a esto que siento no puedo hacer algo para evitar mis sentimientos.

Eres todo lo que siempre soñé encontrar en mi príncipe, el chico lindo divertido con quien mis simplezas no son motivo de burla, cuando me siento al borde del abismo así como Rose en el barco de Titanic, apareces como Jake para rescatarme de todo el alboroto que muchas veces en mi cabeza me neutralizan y me impiden sonreír y ver la vida de colores, contigo veo las cosas distintas, cada palabra de aliento aunque no lo creas me ayuda demasiado en esta soledad que a veces se apodera de mi vida, eres el Tuxedo Mask de Sailor Moon que la rescata cuando cree que sus fuerzas se acabaron, cuando se siente vencida.

En melodía para mi corazón, verso para mis poemas, inspiración de estas líneas, te convertiste. Quisiera ser el motivo de cada suspiro, de cada canción que interpretas cuando tocas guitarra, de cada pensamiento cuando miras el horizonte y te quedas en silencio.
Quisiera que descifraras lo que mis ojos dicen cuando te veo, que entendieras porque no puedo abrazarte ya que sentirías el latir acelerado de mi corazón, quisiera decirte te quiero como un susurro para que sólo tu lo escuches; desearía que esta noche esté en tus sueños como tu lo has estado en los míos.
jueves, octubre 1 |

LAS MUJERES SON DE VENUS Y LOS HOMBRES DE MARTE

¿Hablamos en otro idioma o ustedes no captan el mensaje?... ¿Acaso siempre nos descifran como el protagonista del Código Da Vinci descifra el papiro?. La verdad es que no lo sé, pero algunas respuestas las encontraremos en el libro “Las mujeres son de Venus y los hombres de Marte”. A pedido de una amiga escribí este artículo.

No somos malas ni buenas actrices, así que pintamos, le damos color a nuestras respuestas, esperando nuestro mensaje sea entendido; por ejemplo Daniel invita a Melissa al cine, pero ella no quiere ir, así que para no dañar susceptibilidades porque es su pata pero es algo espesito y no quiere dar un no rotundo; responde dando prórrogas a la salida: “yo te aviso porque estoy muy ocupada estos días”… aquí va otro caso, Miguel “el afanador” (esos que creen ser profesionales pero sólo son gatitos que juegan a ser tigres) que imaginó tendría una oportunidad con Jessica, la chica más aplicada de la clase. Él le dijo: “No conversamos mucho en clase, ¿por qué no salimos uno de estos días?”, ella contestó: “tengo clases de inglés así que me es un poco difícil, pero uno de estos días quedamos” (en el momento que se retiraba, Miguel insiste); ¿pero un fin de semana podría ser, te voy a ver a tu casa y salimos al cine?... ella respondió… ¿este fin de semana? No puedo porque quedé con unas amigas en ir de compras (pero hay chicos que no entienden), él insistente afanador continuó… ¿pero podemos ir a bailar en la noche?... ella cansada del interrogatorio para una invitación que nunca se haría efectiva, jugó su última carta… es así que contestó… no me gusta bailar y te soy sincera… las películas que están en cartela no me gustan… te llamo y quedamos mejor.
Si Jessica quisiera salir con Miguel su respuesta a la invitación al cine sería: “no puedo este fin de semana, pero que te parece si vamos la semana que viene para el estreno de Luna Nueva”.

Otro ejemplo; Diana conversa con Javier, el chico que le gusta, él siempre entra al MSN y conversan todos los días, pero durante la última semana él no se ha conectado, ella se preguntaba por qué no lo encontraba en línea; de repente la ventanita que decía Javier, comenzó a parpadear, ella escribió: “!te has perdido!, dejaste el vicio ¡que milagro! ¿en qué estarás? ¿Estudiando? Jajaja”, de manera graciosa pero con un objetivo específico, saber por qué no daba señales de vida. No le preguntaría directamente: ¿por qué no te has conectado al MSN?, porque daría a entender que ella ha estado pendiente y eso es lo que menos quiere.

Aquí va otro caso, Karen y Renato son enamorados. Cuando ella quiere algo no se lo dice directamente con todas sus letras, pero sutilmente lo da a entender, y si él es listo captará el mensaje. Pasaban por una dulcería y ella dice: “!Qué rica torta de chocolate!”, en otras palabras… Renato, quiero comer torta de chocolate. Los mismos protagonistas en otro escenario, ambos conversando en la universidad, Karen dice: ha llegado el play land park, dicen que hay nuevos juegos, a mi me encanta el “Zipper“, en otras palabras: quiero ir a los juegos contigo.

Recuerdo la película protagonizada por Willy Smith, “Hitch”, el doctor seducción, que sabía todas las técnicas para conquistar a una chica. Quienes han visto la escena de la ejecutiva rubia y el gordito simpático cuando ella mueve las llaves en la puerta de su casa; eso significaba que no quería entrar aún a su casa. Está en lo cierto, aunque algunas no movamos el manojo de llaves, damos otras señales como conversar lo buena que estuvo la película, y tratar de hilvanar temas de conversación, otra sería nuestra actitud si hubiéramos salido con alguien por no quedar mal, pero que no nos interesa en lo más mínimo… “mi mamá debe estar enojada, nos vemos, bye… te cuidas”, o sino “¡qué fío hace!, gracias por la invitación, nos vemos, bye”.

Dicen que somos vanidosas por naturaleza y creo que están en lo cierto, muchas de nosotras nos hemos arreglado esperando recibir un halago, claro que somos “honestas y humildes” al decir: “me cambié lo más rápido que pude… creo que no me queda bien esta prenda… este corte de cabello fue experimental”… claro que deseamos escuchar: ¡estás fabulosa… ese corte te pelo te queda perfecto… estás preciosa”… pero obviamente no lo vamos a decir.

También están nuestras opiniones sarcásticas cuando estamos celosas, aquí va el caso de Andrea y Manuel, él conversaba alegremente con una amiga del salón y se estaban riendo… Andrea vio que ambos la pasaban muy bien, así que de lejos esperó que termine su entretenida charla, cuando Manuel se acercó para saludarla ella contestó: “mucho ji ji ji por aquí por allá, le caes muy bien… chico sociable, no debería extrañarme… te dejo mejor para que continúes hablando con tu gran amiga”, él preguntó ¿estás enojada?... ella contestó… ¿enojada?... ¿parece que estoy enojada?... no mi amor… como crees…

Estos son algunos ejemplos de pequeñas indirectas que damos pero que muchas veces no son captadas, creo que por eso muchos dicen que no nos entienden, mejor deberían decir: “somos muy lentos para entender lo que realmente quieren decir”.