domingo, julio 11 |

INSPIRACIÓN

Intento ordenar cada momento inexplicable, encontrar lógica a lo insensato, busco tu mirada en la indiferencia y tu sonrisa en la tristeza. Finjo que eres un desconocido, sin embargo mi mente recuerda cada detalle de tu silueta y el timbre melodioso de tu voz como pájaritos trinando en mi balcón cada mañana.
Qué difícil es ahogar un sentimiento cuando este es capaz de nadar en contra de la corriente. Imposible asfixiar un te quiero porque recorre cada parte de mi ser, es el oxígeno que mantiene viva cada célula.

Cada sutil roce casual y cada beso al saludar son el afrodisiaco que enciende la llama del deseo que no se apaga ni con la más tormentosa idea de una posible desilusión.

Sobrevivir a la idea de un supuesto talvez que se desvanece en el viento mantiene la esperanza de lo improbable.

Al caer la noche un suspiro se pierde en el tiempo y una pregunta divaga entre las cuatro paredes de mi habitación ¿cuándo seré tu inspiración?, así como tú eres la tinta de los versos de mi canción.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

ESCRIBE SOBRE SUSPIROS... TU ERES EXPERTA EN ELLOS... MEMO