miércoles, noviembre 11 |

PAVOS REALES

¿Quién no se ha topado alguna vez con los pavos reales?. Ostentosos a la hora de cortejar, se lucen para llamar la atención de la hembra, desplegando su vistoso plumaje, esperando obtener una respuesta positiva por parte de esta. Algo parecido son algunos chicos que tratan de lucirse frente a una chica para que ella les tome interés, pero algunos exageran y sólo consiguen lo contrario: “incomodar a la chica”.
Hace algunos días conversaba con una amiga quien me comentaba que el fin de semana fue a una fiesta, era el cumpleaños de la prima de una amiga, y como no había algo mejor que hacer un viernes por la noche, decidió asistir a la fiesta. Verónica (la prima) le presentó a Jessica (mi amiga) dos chicos: Enrique y Javier.
Jessica los analizó rápidamente por unos segundos, los dos eran atractivos, pero bastaba lo más importante: “que hablen”, porque hay muchos muñequitos de torta, lindos como aquellos de porcelana, pero basta que abran la boca para decir cualquier sandez. Enrique era un chico extrovertido, con un buen trabajo y obviamente con muy buenos ingresos, pero, un poco más y saca el currículum y la agenda.
-“Terminé la carrera de derecho hace dos años, ahora trabajo en un estudio de abogados y también en la municipalidad, es una chamba fuerte, pero no me quejo. La vez pasada tuvimos una reunión que duró toda la mañana, salí realmente cansado, llegué a mi casa a jatear porque ya no jalaba. ¿Y sales siempre a fiestas?
- No mucho, de vez en cuando
- Interesante, ¿pero si te invito aceptarías?
- Depende...
- ¿De qué?
- Si no tengo otros planes… puede ser
Conversaciones como esta aburrieron a Jessica, quien decidió cambiar de grupo e irse con unos amigos de la universidad que encontró en la reunión.
Cuando salía del baño se encontró a Javier.
-¡Nos abandonas! Que mala… y yo que quería invitarte a bailar
-Encontré a unos amigos y los fui a saludar
En ese momento sonó el celular de Javier quien le hizo señas a Jessica para que no se vaya mientras hablaba por celular. Luego colgó.
-Sorry… era una llamada importante
-¿Tu enamorada seguro?
-¿Por qué lo dices?
-Una suposición nada más (risas)
-Era mi hermana, quería saber si tenía la llave de la casa porque ha salido también.
-(Blanqueó los ojos) Te creeré… (risas)
-¡De verdad! Oye… esa canción es bacán, ¿vamos a bailar?
-Ya pues…
Javier era un poco más tímido, y quien hablaba más era Jessica, ella le comentó sobre sus hobbies, algunas anécdotas, ambos tenían el mismo gusto por la lectura de ciencia ficción, la comida, entre otras. Ella tenía que esforzarse un poco para lograr que Javier le diga lo que ella quería saber, todo lo contrario era con Enrique quien ya había dicho todo sobre él en un dos por tres; además Javier le inspiraba más confianza a Jessica, que Enrique.
Otro punto en contra para Enrique fue que era un chico chimenea y tomaba trago corto hasta decir basta, a él le parecía divertido “afanar” a Jessica, haciendo invitaciones futuras, planes, a lo que ella respondía con un puede ser. Mientras que con Javier ella reía, se divertía y la pasaba muy bien; lo encontraba interesante, y tenía mucho por descubrir detrás de esa sonrisa encantadora y esos ojos misteriosos color miel.

0 comentarios: