domingo, noviembre 29 |

AMOR

Haré un compendio de las emociones, expresiones, metáforas y símiles que muchas personas enamoradas, para quienes el amor es el motor de sus vidas, y la persona que está a su lado o que estuvo, lo fue todo y por quienes harían o hubieran hecho lo que sea. Dedicada para aquellos que creen que uno se enamora una sola vez.
Extrañarlo cada minuto del día, esperar que las horas corran como en una maratón para estar con él, quien se ha convertido en la pieza que faltaba en mi vida. Su sonrisa, basta sólo su sonrisa para iluminar mi día, su mirada, aquella mirada que me hace volar. Estamos los dos, no hay nadie más en este mundo alrededor nuestro. Sus caricias, aquellas manos que son como seda para mi piel, aquellos brazos que son cobija para mis noches de soledad, sus besos que son como agua para un sediento, besos tan dulces como una cereza cuando me roza los labios, los murmullos al oído con frases que ni los mejores poetas hubieran inventado en sus versos. Sentir el latido de tu corazón cuando me abrazas, sentir el deseo que brota de tu piel, saber que jamás me dejarás y si lo haces no sé qué sucederá.
Amor, el fuego que arde en lo más profundo de nuestro ser, que nos da calor, que nos mantiene vivos; aquella llama incandescente que sólo una vez sentimos. Aquel que traspasa barreras, no importa el tiempo ni la distancia, puede mantenerse intacto a pesar de los años y más aún, se hace más fuerte, tan fuerte que soporta el dolor, las lágrimas y pruebas de fuego. Como diría Stephany Meyer en su libro Twilight. “eres mi marca de heroína personal”, definitivamente lo eres, los días son eternos si no estás conmigo, las noches frías si no te encuentras a mi lado. Mi vida era un rompecabezas que no podía armar, pero bastó conocerte para darme cuenta que no era tan difícil como parecía porque tú tenías la pieza que faltaba.
No te dejaré ir a menos que me lo pidas, basta solo tres palabras: “no te amo”, y cortarás el lazo que me une a ti, destruirás las ilusiones, me dejarás un hoyo en el pecho que nada podrá llenarlo, serás el capítulo más largo pero incompleto. Aunque queme tus cartas, rompa tus fotos y bote tus regalos, el recuerdo de lo vivido nadie lo borrará; pediré a gritos sufrir de amnesia, pero las pesadillas en las noches me recordarán que algún día fuiste real, así como cada beso interminable y cada caricia sutil. Tan real como lo que sentí, no fuiste un espejismo porque aún la huella que dejaste en mi vida está fresca.
Evito pensar en esas tres palabras cuando estás conmigo, vivo cada segundo a tu lado como si fuera el último, disfruto de cada beso como si fuera el primero y me acurruco en tus brazos como si fuera una despedida; pero estás aquí y no tengo miedo a nada, sólo a perderte. Miro el reflejo de la luna en tus ojos y pido un deseo: quédate conmigo para siempre, en este mundo y más allá de la eternidad. Lo que diga el resto no importa, si somos distintos no importa, si el mundo se desvanece a nuestro alrededor no importa.

1 comentarios:

GUSTAVO JAVE dijo...

Uyyy esta chica si que está enamorada :)