sábado, septiembre 19 |

AMOR PROHIBIDO

Decisiones que debo tomar cuanto antes porque de ello dependen muchas cosas, no sé como actuar, me siento entre la espada y la pared; cada día que transcurre siento que la distancia entre estos dos elementos se reduce y no sé como detenerlo. Estaba estable, mi corazón se encontraba tranquilo y no me agobiaban los recuerdos que en su momento fueron pesadillas, en aquellos días grises donde la luz del sol se veía lejana.

Una no escoge de quien enamorarse, obviamente es todo un proceso que creo ha comenzado a desarrollarse; es como si hubiera hecho clic en la carpeta que dice: PROGRAMA AMOR, aún está cargando ya que el programa es pesado. No sé si cancelar la aplicación o éste se cancelará solo porque no tengo los programas complementarios que éste necesita para activarse. Mientras el buffering continúa avanzando y no hay nada que lo detenga, tengo que escoger la mejor opción y tomar una decisión pero siento que las agujas del reloj avanzan muy rápido y me es imposible concentrarme con cada golpe del segundero haciendo eco en mi cabeza.

“Lo prohibido es siempre una tentación” decía una amiga y recién hoy he podido comprobarlo. Una no puede opinar de algo que no ha vivido en carne propia y mucho menos dar consejos o sugerencias que cree sobre algo; por ejemplo si algún familiar muere, alguien que nunca ha perdido a un ser querido no podría imaginar la magnitud del dolor de la persona. Quien nunca se ha enamorado de alguien prohibido, no podría siquiera aproximarse a las sensaciones y emociones que invaden en ese momento a las personas que se encuentran en el frenesí de probar el fruto prohibido.

El miedo a ser descubiertos, pero a la vez el deseo de querer hacer lo que para el resto no es correcto se convierten en un afrodisíaco que incita a olvidarse por unos minutos en el qué dirán y dar riendas suelta a nuestros deseos, aunque como dice la frase: “después del gusto viene el disgusto”, posiblemente nos arrepintamos y a la vez no, es algo difícil de explicar, lo subjetivo no tiene un significado explícito, son los hechos los que le dan la forma y el fondo.

Hacer lo correcto no siempre es lo que quisiéramos hacer, y muchas veces estamos rodeados de tentaciones , unas más fáciles de vencer, pero otras son casi imposibles; es como si alguien que estuvo en centro de rehabilitación para dejar el alcohol probara un sorbo de licor, basta sólo un poco para no detenerse hasta saciarse.
A veces sentimos que las miradas caen en uno y que somos juzgados por el resto, ¿pero quién es el resto para decir si lo que hacemos está bien o mal?

4 comentarios:

sany dijo...

la sensacion d peligro, muchas veces es un afrodisiaco q t llena d adrenalina y emocion...
sin embargo, no todos se arriesgan, si saben q pueden ser decubiertos, y es q no somos tontos, osea t lanzarias a una piscina sin agua??? osea, no!!! t lanzarias, solo si! es q sabes q al menos esta un poco llena, xq sino es muerte segura, creo q lo mismo pasa con lo prohibido, not atreves si no tienes algun "colchon amortiguador"....
pero bah!, q es lo bueno y lo malo, disertamos mucho entre ello los humanos, cada quien tiene su propia percepcion, como la religion, politica, etc....
solo guiate d tu corazon y conciencia, aunq aveces les des la espalda... puede q ellas t ayuden mucho mas d lo q imaginas..

Agustín Pinillos dijo...

El peligro siempre esconde bajo su manto un olorcito a sangre molida, no sé por qué. La atracción a lo prohibido configuró el mundo tal como es ahora... Desde el fruto prohibido...

GUSTAVO JAVE dijo...

Sip es muy cierto, pero son riesgos que uno debe tomar. Es como si te compraras un boleto de loteria, existe una pequeña posibilidad de que seas el ganador, pero si no lo haces, tendras 0% de conseguirlo. La actitud define el destino de la persona :) por mas pequeña que sea la posibilidad de conseguir algo.

suspiros y anhelos dijo...

generalmente no siempre es lo correcto, pero es lo mas emocionante que una persona puede vivir...