martes, febrero 18 |

EL MAQUILLAJE DEL AMOR

“Te amaré por siempre”, “eres el amor de mi vida”, “jamás te dejaré”, “por siempre tú y yo”, frases dulzonas que engalanan los primeros meses o años de una relación, promesas que parecen tatuarse en la memoria de quien las escucha. ¿Será eterno el supuesto amor que dicen sentir por nosotros?, ¿podré confiar realmente en la otra persona?, ¿estoy segura que detrás de esa mirada no hay mentiras y traiciones? ¿Cómo alguien tiene el descaro de mirar a su pareja y besarla como si no pasara nada?
Siempre he creído que la confianza y la comunicación son fundamentales en una relación, pero en la práctica muchos se mofan de estas dos palabras, las pisotean tal cual trapeador de baño; sin embargo, las mentiras tienen patas cortas, y en cualquier momento algo sale mal, y todas las piezas del dominó caen, dejando a la luz la cruda verdad.

Vivir día a día con la mentira diseminada a tu alrededor sin saberlo, siempre un tercero es el primero en darte la noticia, eras la última en enterarte, eras parte del circo y no lo sabías; así que solo nos queda quitar la cara de asombro y enfrentar o afrontar la situación, la función ha comenzado.

¿Intuición?, yo creo que son indicios, actitudes, señales de alerta, que están frente a nosotros, pero que no vemos, porque el “amor nos ciega”, otra frase edulcorada, que no se aleja de la realidad. Cuando todo este conjunto de indicadores se fusionan nos damos contra el piso, el golpe duele, destruye, provoca una contusión emocional que difícilmente podríamos curar en poco tiempo, y con ello trae consigo el suicidio de la confianza y el coma del amor.

Parte de nuestra vida al lado de un extraño, tantos momentos juntos, risas, lágrimas, discusiones, reconciliaciones, planes, viajes, un matrimonio no perfecto, pero que parecía real en este mundo plagado de relaciones efímeras. Te preguntas ¿con quién estuve durmiendo todo este tiempo? ¿con el enemigo?

Te sirves un poco de agua, el nudo en la garganta cada vez presiona con más fuerza, pero intentas mantener la calma, es lo que se debe hacer en estos casos, dice una voz, pero la otra voz te obliga a gritarle, tirar su ropa a la calle, quemar las cartas, romper las fotos; sin embargo eso no va a minimizar el dolor que se siente, así como el amor no tuvo límites al inicio, el dolor solo se podrá calmar si logras tocar el horizonte.

Los mensajes de texto, las fotos en la laptop, las reuniones falsas en el trabajo, las llamadas no contestadas en frente tuyo, los pretextos para no contestarte el celular. Le dice “te amo”, a ti también te lo decía, te lo dice. Tomas un poco de aire, ya va a amanecer y no has conciliado el sueño, la cabeza te revienta, necesitas ordenar todo lo que dirás, porque definitivamente no estás loca y no es imaginación tuya, es real y no piensas pasar por alto esa traición.

Cuando el alba se asoma por el gran ventanal, te sirves una taza de café y lo esperas sentado; él te miraun poco asombrado, porque no acostumbras levantarte temprano y mucho menos tomar café, odias el café, y sólo lo tomas cuando estás a punto de perder la paciencia…



2 comentarios:

Emilio Espinal dijo...

el amor, que es un sentimiento que no se describe en palabras, que prevalece a pesar de la distancia y el tiempo, el amor que es inexplicable, no puede ser amor si las palabras pierden sentido, un te quiero, un te amo pueden volverse convencionales, pero son sólo palabras, el amor se demuestra...

EldanY dalmaden dijo...

Hola.
Tienes un premio en mi blog y te preguntarás por qué.
Si sientes la curiosidad de saber qué ..........s hago yo aquí contándote esto, visita el enlace.
http://relatosfantasiaelfos.blogspot.com.es/2014/03/premio-otorgado-por-yessy-kan-y-mirian.html

Un saludo